Carmen lomana

Este es el zumo milagroso que Carmen Lomana toma para frenar el envejecimiento

stop

La celebrity cuenta sus secretos de belleza en su libro Cuestión de actitud

13 de marzo de 2020 (09:00 CET)

Tenemos claro que a Carmen Lomana le encanta cuidarse y hacer todo lo posible para que los años pasen contra más lentos mejor o que no se noten en su rostro. Muchos dirán que se ha sometido a todos los retoques estéticos habidos y por haber y que su cara está demasiado estirada debido a inyecciones de botox. Todo lo contrario. Su belleza se debe a sencillos trucos de belleza totalmente naturales. Así lo cuenta en su libro Cuestión de actitud, especialmente en el capítulo 6. 

Muchas mujeres pagarían por esta igual de ideales a sus 70 años. Su teoría se basa en el mítico refrán "somos lo que comemos" y no puede ser más cierto. Su base alimentaria no incluye "ni grasas, ni dulces y, por supuesto, quitamos el alcohol de nuestra dieta diaria".

Carmen Lomana portada de su libro

 "Yo toda mi vida he comido bien, pero siempre pocas cantidades". Es importante no empacharse. Comer solo lo que tu cuerpo necesita. En ningún momento Carmen Lomana se muestra como una experta en este ámbito, tan solo aporta su experiencia. Le gusta levantarse con hambre y, además de las proteínas e hidratos, se prepara un zumo a base de apio, jengibre, pepino, naranja o piña. Lo remata con una ración de sandía muy rica en fibra y una tostada de pan integral "con mermelada diet y huevos revueltos". Olé. Eso sí, más claras que yemas, la parte de proteínas y con menos grasas.

Carmen Lomana asegura que intenta huir de la grasa porque es lo que nos hace engordar. Por norma general intenta hacer todo al vapor y prescinde de los fritos. Lo más perjudicial para la salud. Aunque tiene un vicio inconfesable que por fin ha desvelado. Le encantan los dulces y no puede evitar tomar algo de chocolate, especialmente de postre o de merienda para no llegar con hambre a la cena. 

Sus cenas son tempranas y muy ligeras. Por norma general si no tiene ningún compromiso cena a las siete u ocho de la tarde. Si a medianoche le entra el hambre se toma un vaso de leche con galletas. 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad