Infanta Elena

¡Espiritismo en Zarzuela! La infanta Elena calla: ¡Sale esto! “Habla con el muerto”

stop

Las sesiones extrasensoriales que callan Letizia, Felipe VI, Juan Carlos y toda la Casa Real

16 de febrero de 2020 (11:03 CET)

Que la reina emérita doña Sofía no se habla con su marido Juan Carlos I es un secreto a voces que conocen el Rey Felipe VI, la Reina Letizia, las infantas Elena y Cristina y hasta la princesa Leonor y la infanta Sofía. Todos ellos han visto de primera mano el distanciamiento que hay entre los eméritos.

Con quien sí podría estar hablando Sofía, en cambio, es con el más allá. Sí, has leído bien. Y es que en casa de los de Grecia siempre ha tenido un peso importante el esoterismo. Los habitantes de Zarzuela, aunque callan, lo saben bien.

Contactos con el más allá

Así lo contaba la propia Federica de Grecia, madre de Sofía, en las memorias que publicó en 1971. Concretamente en la edición publicada en el Reino Unido, revelaba que ella y su marido eran aficionados a las prácticas extrasensoriales, que practicaban esoterismo, que creían en la reencarnación y en la vida más allá de la muerte, y también en el poder de los espíritus.

Y hay más. Según explicaba en el libro, se había prometido con Pablo contactar desde el más allá después de fallecer. Y que una vez Pablo murió, dedicaba una hora al día a hablar con el espíritu de su marido, que le daba recomendaciones sobre como se gobierna un país que debía trasladar a su hijo Constantino. “Habla con el muerto”, decían.

Federica de Grecia y Pablo

De todo ello, además, hablaba abiertamente con los periodistas. “¡Nadie me impedirá ayudar a la sangre de mi sangre!”, expresaba en sus comparecencias.

Sofía sabe de espiritismo

Unas afirmaciones que, sin embargo, no aparecían en la versión española del libro de Federica. Cuentan que Franco le hizo eliminar esos pasajes de la edición de nuestro país. “Sus hijos salen perjudicados con estas originalidades”, decía el Generalísimo.

Pero aun con el veto de FrancoFederica no siguió con sus prácticas, sino que las inculcó a sus hijos. Incluida Sofía, que no se sabe si es creyente católica o atea, pero de la que se había dicho que acudía a las apariciones de El Escorial.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad