lydia lozano llora desconsoladamente

“Es un tumor en el pecho”. Lydia Lozano y todo Sálvame golpeado al verla llorar

stop

La colaboradora del espacio y el resto de compañeros muy preocupados

05 de febrero de 2020 (12:01 CET)

En Sálvame amplian contenidos y llegaron a hablar de una perrita llamada Nadia que se quedó sin hogar, pero por fin ha encontrado a la familia que la va a hacer muy feliz. Los colaboradores aplaudieron y se alegraron por ese final, algunos incluso se les puso los ojos algo vidriosos, pero quién no pudo contener las lágrimas fue Carlota Corredera. Lydia Lozano y el resto de colaboradores se quedaron muy preocupados por el rostro de la presentadora de Sálvame. 

Carlota Corredera llora

Carlota es una persona dura y seria y es muy difícil verla romperse con tanta facilidad. En esta ocasión la ex directora del formato se ha quitado su coraza y se ha dejado ver mucho más vulnerable. "Es que cuando habéis dicho 27 de julio me he acordado que ese fue el día que me dijeron que tenía un tumor, que era un quiste, pero que en ese momento pues me lo dijo mi doctora a la 1 y media de la tarde. Yo llegué aquí muy asustada aquí y hablé con David Valldeperas que era la única persona que lo sabía", contaba. 

Sus compañeros escuchaban su historia en silencio y asombrados, casi ninguno tenía conciencia de este episodio tan duro. Carlota Corredera tenía que ser intervenida por un quiste en el pecho. Lo único que sabía era que era un tumor, pero no las consecuencias que podría tener. 

"Cuando empezamos a hablar de que tenía un tumor tenía que estar muy entera porque mi madre no sabía nada". Carlota se intentaba mantener firme y templarse pero ese duro revés que le dió la vida la hacía llorar desconsoladamente. "Por suerte a las 48 horas me dijeron que era benigno y que no tenía nada de qué preocuparme pero esa tarde fue una de las peores tardes de 'Sálvame' y me alegro de que haya acabado todo bien para Narnia y también para mí".

Eso ya es agua del pasado. En abril de 2019 fue operada y ya solo le queda una cicatriz. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad