“Es positivo”. Gema López y todo Sálvame recibe la peor noticia

La colaboradora de Sálvame muy preocupada por la última entrevista de su compañera

Fotografía: “Es positivo”. Gema López y todo Sálvame recibe la peor noticia
Fotografía: “Es positivo”. Gema López y todo Sálvame recibe la peor noticia

Gema López y el resto de colaboradores de Sálvame están preocupados, especialmente Mila Ximénez, quién tiene cierto miedo al coronavirus y siente una gran devoción hacia María Teresa Campos. Ambas periodistas han tomado la decisión de estar confinadas en sus respectivas casas durante estos dos meses para proteger su salud y la de los suyos. Carmen Borrego acudió todos los fines de semana a su puesto de trabajo, sin embargo el día 12 de abril dejó de hacerlo. La semana pasada confirmó que había enfermado de coronavirus, aunque con síntomas leves. 

Carmen Borrego La colaboradora de Viva la vida fue tachada de oportunista y muchos sintieron vergüenza porque hiciera negocio de esto. Como no, Carmen Borrego dio la exclusiva a la revista Lecturas. Tras su convalecencia y aislamiento, la comunicadora se ha vuelto a someter a las pruebas y ha dado positivo por segunda vez. Por tanto debe seguir tomando todas las precauciones y continuar encerrada tras 17 días sin salir de su habitación. «Esto es muy duro», confiesa.

«Nadie sabe con certeza lo que es este virus, no sabes si va a ir a más, tampoco los médicos te saben decir», explica Carmen en exclusiva para Lecturas. «Los primeros días son terribles, son los peores. Tienes miedo a que te ingresen en un hospital aislada de toda tu familia». El peor temor de la colaboradora era contagiar a su marido. 

«Mi madre lleva todo el confinamiento en casa de Terelu, pero mi hermana vendió la casa y tiene que mudarse», explica Carmen para esta revista. «Nos daba mucha angustia que mi madre se fuera a su casa sola, empezaba la desescalada y pensé en ir con ella, pero nunca antes de hacerme el test. Me lo hice y me dio positivo. ¡Imagínate que le contagio a mi madre el virus! ¡Eso sí que no me lo hubiera perdonado jamás!».