Lydia Lozano

Es autista. Lydia Lozano se rompe a llorar con estas palabras. Sálvame, roto

stop

La colaboradora del espacio de Telecinco empatiza con esta problemática

03 de abril de 2020 (12:08 CET)

Lydia Lozano se encuentra confinada en su casa. La colaboradora no volverá a Sálvame hasta que se levante el estado de alarma. No obstante, entra casi todos los días en directo a través de una videollamada. La tertuliana está muy preocupada por la situación actual del país. Hay muchas personas que lo están pasando mal por no poderse despedir de sus familiares. También hay otras que tienen mucho miedo de salir a la calle, no solo por poderse contagiar, sino porque les increpen desde los balcones. Las personas que tengan a su cargo una niños autistas con síndrome de down pueden salir. El autismo no es visible en el rostro, por este motivo muchas personas piensan que se saltan el confinamiento y no es así. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Hoy, 2 de abril, se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo. En este momento histórico que estamos viviendo, y que supondrá un antes y un después en la conciencia colectiva, tengo la esperanza de que, poco a poco, esta nueva versión del ser humano que se está forjando, ya no tenga la necesidad de celebrar días de concienciación de nada. Que logremos por fin aceptar e integrar al otro, sea quien sea, con sus capacidades y necesidades. Sin tener que recurrir a distintivos, campañas ni gritos de guerra, porque ya nadie nos señala o ignora. Porque todos tenemos un lugar. En las tribus de nativos americanos, las personas con capacidades diferentes se consideraban un regalo del Gran Espíritu y cada uno ocupaba un rol dentro del clan. Cada ser era un regalo, una necesidad para la tribu, por eso llegaba a la tierra, y nadie se planteaba lo contrario. Esta semana, Leo me dijo que quería irse a “La casa de arriba”, señalando al cielo. Sé que para él, encajar en este mundo es todo un reto muchas veces, pero sé que su presencia, como la de tantos otros es un recordatorio, un llamamiento de las voces antiguas para que volvamos a ser una Gran Tribu. Las barreras y diferencias las hemos creado nosotros. Feliz 2 de Abril, un día más, un regalo más. ❤️ IN LAK’ECH (yo soy otro tú) HALA KEN (tú eres otro yo) Foto 1: papi, Foto 2: mami.

Una publicación compartida de Raquel Del Rosario (@raqueldelrosario) el

Curiosamente a través de esta medida Lydia Lozano y sus seguidores han descubierto que Raquel del Rosario, ex de Fernando Alonso y cantante del grupo El sueño de Morfeo, tiene un hijo con autismo. En sus redes sociales ha publicado una emotiva carta dirigida a Leo, el  más pequeño, de tan solo cinco años. Ella supo que “era diferente desde que tenía dos años y no pronunció palabra hasta que cumplió los cuatro”. 

Raquel escribió este texto el pasado 2 de abril con motivo del Día de la Concienciación sobre el Autismo. La artista está muy concienciada y se vuelca con la causa. En el texto también se han podido ver dos bonitas imágenes en las que aparece su hijo mayor, una tomada por ella y otra por su marido, Pedro Castro. 

A la cantante le gustaría que la situación actual del país sirva para que el mundo empatice con las personas con autismo. Ellos no lo están pasando nada bien. Como en muchas causas, Raquel del Rosario quiere que desaparezca el Día de la Concienciación sobre el Autismo, esto querrá decir que se ha superado. Y ha aprovechado la ocasión para hacer un llamamiento a la aceptación y la integración de las personas que tienen algún tipo de trastorno como el de su hijo.

La cantante hizo llorar a todos sus seguidores y compañeros con unas palabras que le dijo su hijo y que son desgarradoras. “Leo me dijo que quería irse a ‘La casa de arriba’ señalando al cielo”, relató Raquel en la carta.

 Sobre cómo lleva su hijo la situación ha asegurado que “para él, encajar en este mundo es todo un reto muchas veces, pero sé que su presencia es un llamamiento para que volvamos a ser una Gran Tribu”.

 Desde el punto de vista de la canaria “las barreras y diferencias las hemos creado nosotros", unas barreras que espera ver desaparecer. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad