Enrique Ponce enfada a los padres de Ana Soria

Un nuevo obstáculo en la relación entre Enrique Ponce y Ana Soria. Los padres de ésta no están muy contentos con la decisión de su hija

Fotografía: Enrique Ponce enfada a los padres de Ana Soria
Fotografía: Enrique Ponce enfada a los padres de Ana Soria

La relación entre Enrique Ponce y Ana Soria va sobre ruedas, a pesar de los rumores que surgen día tras día entorno a su noviazgo. Todas las noticias que saltan a los medios de comunicación son simples habladurías. Lo único verdadero es que la joven quiere una vida al lado del torero y lo mismo le pasa a él, quién está enamoradísimo de ella.

Lejos de irse a vivir a Madrid, como se habló en un primer momento, la pareja se queda en Almería. Será en la misma universidad donde Ana acabe su último año de carrera. Precisamente allí ella ya tiene una casa que debería reformar.

Fotografía: Enrique Ponce enfada a los padres de Ana Soria

«Fue en agosto cuando decidieron que se quedaban en Almería. La última palabra la tuvo él, fue él quien se quería quedar porque se siente a gusto allí. Es una zona nueva, muy cerca del mar y muy cerca de los padres de Ana», ha comentado Sandra Aladro, colaboradora de ‘El programa de Ana Rosa’.

Aunque parece que todo va sobre ruedas, los padres de Ana Soria no están tan contentos con esta relación como parecía en un primer momento. Estos no aprueban que su hija se vaya a vivir con su novio, 20 años mayor que ella, con tan solo 21 años. «No gustó nada la decisión de irse tan pronto a vivir con él porque tiene 21 años y está estudiando. El acuerdo familiar que hubo en esa casa es que ella se comprometió a no abandonar sus estudios pese a independizarse y por eso se ha matriculado en la Universidad de Almería«, asegura la periodista.

Alessandro Lequio ha atacado duramente a la joven, quién ya se ha convertido en toda una influencer. Y es que parece que ha cambiad radicalmente de vida. «La mayoría de los universitarios llevan un mes de clase y a ella no le hemos visto todavía con una carpeta en la mano, con muchas ganas de estudiar no la veo, tiene más ganas de ir a caballito», dice el colaborador.

Publicidad