Paz Padilla llora en sálvame

“Enfermedad terrible”. Paz Padilla no habla (y es de una estrella de Telecinco)

stop

La presentadora de Sálvame descubre un aspecto que desconocía de la salud de un gran amigo

04 de noviembre de 2019 (14:11 CET)

A lo largo de su dilatada carrera Paz Padilla ha conocido a multitud de personalidades, muchas de ellas relacionadas con el mundo de la televisión y el humor. Como por ejemplo Chiquito de la Calzada, un gran referente para ella y ejemplo a seguir. Le apenó mucho el fallecimiento de su gran amigo y le costó levantar cabeza. La gaditana coincidió con Boris Izaguirre en Crónicas Marcianas y ahí entablaron una bonita amistad. 

Precisamente el concursante de MasterChef Celebrity es quién ha dejado esta semana a sus compañeros de profesión y a sus seguidores de piedra. El venezolano llegó a nuestro país y nadie podía pensar que se labraría un futuro tan prolífero. Poco a poco fue haciéndose un hueco en la televisión y enamoró a los espectadores con su carácter tan histriónico. Sabemos muchas cosas de Boris Izaguirre, sin embargo es la primera vez que ha narrado su enfermedad. 

Boris Izaguirre en Mi casa es la tuya Boris Izaguirre se convirtió en una persona de culto. El showman consiguió labrarse un futuro también en el mundo literario. Sus novelas son todo un éxito y no es algo sencillo de escribir. Mucho menos cuando te diagnostican en tu infancia dislexia. Este trastorno del aprendizaje supone un importante obstáculo en la formación de cualquier niño. Dificulta la lectoescritura. Uno de los rasgos más comunes de la dislexia es que la persona que la padece confunde o altera el orden de letras, sílabas o palabras, a pesar de que no existan problemas físico, psíquicos o socioculturales. 

El mismo presentador confesó la enfermedad en el programa de Mi casa es la tuya junto a Bertín Osborne. "Sufrí dislexia de pequeño. Por ello no sabía atarme los cordones, iba siempre con ellos sueltos hasta los 9 años. Lo más tremendo era el abecedario. Tardé muchísimos años en leer porque no podía poner en orden las cosas", recordó.

La dislexia jamás le detuvo, como tampoco su "amaneramiento", tal y como él relata. Una amiga suya le dijo que no le esperaba un gran futuro. Esta claro que no tenía ni idea. 

El escritor venezolano confiesa que "la dislexia me sigue afectando mucho, sobre todo escribiendo. Es algo que en el fondo me hace bien reflexionar sobre ello. Pero me da mucha culpa recordarlo porque mi madre era una persona que estaba dedicada al control de lo físico, de repente una de las cosas más conflictivas de su hijo era el control de su movimiento".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad