“Enferma y arruinada”. Kiko Hernández se entera. Juguete roto de Telecinco

El colaborador de Sálvame está muy preocupado por esa persona

Fotografía: “Enferma y arruinada”. Kiko Hernández se entera. Juguete roto de Telecinco » Diario Gol
Fotografía: “Enferma y arruinada”. Kiko Hernández se entera. Juguete roto de Telecinco » Diario Gol

Kiko Hernández nació a raíz de su participación en Gran Hermano 3. El colaborador, con su carácter avispado y caradura supo moverse por los platós de televisión. Se estrenó en Crónicas Marcianas y Sálvame fue su carrera al estrellato. Sin embargo, en cada edición participaban un total de 18 concursantes y no todos han tenido la misma suerte. Muchos ahora son juguetes rotos. Como los de otros realities de la propia cadena. 

El programa La casa de tu vida, donde nueve parejas intentaban construir la vivienda de sus sueños. Entre todos sus participantes se encontraban David Menaza y Mónica Guerrero, quién tras confesar que no había conocido varón, la audiencia la rebautizó como Mónica, la virgen. 

Mónica la casa de tu vida

No consiguieron hacerse con la casa, sin embargo fueron los que mayor repercusión obtuvieron en el reality. Mónica triunfó durante los primeros meses tras el concurso con sus padres, Carmen y Rufino, pero dos décadas después ya no hay ni rastro de ella. La enfermedad, la ruina y la soledad se han cebado con ellos.

La madre de Mónica sufre graves enfermedades y por eso a día de hoy el coronavirus es lo que menos le preocupa. “Sufro diez enfermedades graves”, cuenta. “Tengo diabetes, hipertensión, colesterol, la columna destrozada … Además, tengo heridas de la radioterapia que se han infectado y están supurando. Una está en el trasero, no puedo ni sentarme del dolor”, lamenta Carmen. Hace dos años los médicos le dieron el alta tras sufrir un cáncer. 

Por otro lado, la madre de Mónica la virgen está segura de que ya superó el coronavirusel pasado febrero. En conversaciones con este medio, recuerda que pasó “veinte días horribles en la cama, con todos los síntomas que cuentan ahora en la televisión. No podía ni levantarme porque me caía”. 

Carmen también sufre dolencias graves en el único riñón que le queda. De hecho, se tuvo que someter a una nefrostomía, una cirugía que deriva la vía urinaria al exterior del cuerpo, depositando los vertidos en una sonda. La progenitora no se ha podido presentar a las últimas revisiones médicas y advierte que «estoy medio moribunda». 

Incluso los médicos se sorprenden del vigor y energía que transmite: “Dicen que no saben cómo sigo viva”. Carmen está preparada para lo peor. “A mí ya me da igual, no tengo aspiraciones. ¡Que le den por saco a este mundo!”, exclama entre risas.

Y además Carmen habla de su hija, quién asegura que está arruinada después de haberse topado con el éxito. “Era una mierda, porque si alguien no pagaba la factura del teléfono, se lo quitaban a ella. Además, Hacienda le quitó todo el dinero porque quien le llevaba las cuentas lo hizo mal. El cabronazo del gestor le hundió la vida”, apunta su madre.

Publicidad