En la cama y así. Álex Lequio (Ana Obregón) estremece a toda España. Última hora

stop

El empresario y su madre acudieron el pasado 8 de enero a la Clínica Ruber Internacional en Madrid

Álex Lequio y Luna

09 de enero de 2020 (15:32 CET)

Álex Lequio ha estado estas Navidades rodeado de amigos y familiares. El empresario ha hecho un parón en su tratamiento, pero este mismo 8 de enero ha vuelto a visitar el hospital, aunque ha sido por una revisión rutinaria. Como siempre Ana Obregón ha sido su gran apoyo en estos momentos tan difíciles. Desde que comunicó hace casi dos años que sufre cáncer, su madre no se ha despegado de su lado en ningún momento. 

Madre e hijo han llegado en el mismo vehículo a la Clínica Ruber Internacional de Madrid, donde horas antes había fallecido la infanta Pilar, hermana del Rey emérito. Los dos entraban con el semblante serio y sin mediar palabra con los medios. Según aseguró Ana Obregón el pasado mes de diciembre, Álex Lequio está a punto de terminar el tratamiento si todo va bien. "Ya estamos finalizando este último tratamiento", comentó. 

Precisamente el mes pasado fue cuando Álex Lequio preocupó a todos sus seguidores tras sufrir un "resfriado oncológico" a consecuencia de "una bajada de defensas por el tratamiento". El joven se muestra totalmente recuperado y ha vuelto a su vida con total normalidad. A causa de ese contratiempo tuvo que anular algunos compromisos profesionales. 

Álex Lequio es una persona muy trabajadora e inquieta y no puede estar sin hacer nada. A veces incluso su madre le riñe y a pesar de su edad tiene que ponerle arresto domiciliario. Por suerte cuenta con su inseparable y nuevo amigo de cuatro patas y con la veterana de la familia, Luna, con quién se mostró en redes sociales. 

La pequeña labrador llegó a la vida de Álex Lequio cuando él tan solo era un renacuajo. Ahora Luna tiene 16 años y está muy mayor, pero sigue al pie del cañón dando muchos ánimos a Ana y Álex a quiénes quiere con locura como ellos a ella. El joven no se esconde de su enfermedad y posa con total normalidad y siempre cargado de optimismo. 

"Foto-selfie, selfie-foto. Lunita (16 años) será la catedrática jubilada que entregue las orlas de la graduación perruna 😂❤️. Si no os habéis enterado, mirad mi post anterior. ¿Se les puede querer más? ", comenta Álex en su Instagram. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad