Mila  Ximénez

"Empecé a fumar con 9 años". Mila Ximénez no lo sabía. Va sobre drogas

stop

La colaboradora de Sálvame lo descubre gracias a su canal de Mtmad

02 de abril de 2020 (16:44 CET)

Mila Ximénez aceptó el reto de participar en GH VIP 7 y vivió una auténtica pesadilla. La colaboradora de Sálvame deseaba salir de ahí aunque al final logró llegar a la final. Ahora admira más que nunca a las ganadora de este reality de convivencia como a Paula González. La ganadora de GH 15 ya reveló en el pasado su relación con el mundo de las drogas en su adolescencia, aunque no quiso dar grandes detalles en su momento. 

Paula, quién tiene un canal en la plataforma Mtmad, Más de mí, ha explicado más detalladamente ese episodio de su vida. Sus seguidores le pidieron que se sincerase con ellos. "El primer cigarro que me lo fumé tenía 9 años, era un cigarro que le robé a mi madre, me lo llevé a la escuela y lo compartí con unas amigas", ha sorprendido diciendo al inicio del vídeo, confesando que "fue asqueroso, estuvimos una semana tosiendo".

paula gonzález

Ahí empezó una vida en la que, tal y como explica, "siempre he seguido a mis estímulos, siempre he ido por delante de mis posibilidades (...) me sentía atraída por este tipo de tentaciones que no correspondían a mi edad como las relaciones sexuales, la ropa extremada, los piercings, tatuajes, la marihuana o el tabaco". Es esta vida no quiso integrar a su madre, a la que "mentía y ocultaba todo", explica. El problema vino cuando su progenitora descubrió su adicción a la marihuana. "Que ella se diese cuenta desencadenó un montón de problemas en nuestra relación y nunca llegó a mejorar (...) fue uno de los motivos por los que la relación no funcionó", añade.

Tras esta problemática González se fue a vivir a Hawái con su padre. Aunque ahí no consiguió dejar las drogas. "Él me puso a rajatabla, aprendí muy rápido y aunque al principio era un coñazo, yo terminé pidiéndole más trabajo", explica. "Allí tenía acceso total a la marihuana (...) no era una dificultad para mí. Yo fumaba mucho pero se lo oculté a mi padre siempre porque sabía que se iba a enfadar (...) me echaba mucho perfume, me tomaba muchos chicles y hasta me compré unas gotas para no tener los ojos rojos después de fumar cigarros".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad