Emma García lo tapa, pero sale: ¡Separación bomba! “Se veía venir”

stop

El lío que calla la presentadora de 'Viva la vida'

Emma García

05 de enero de 2020 (15:00 CET)

No eran pocos los que estaban esperando que llegara el pasado sábado para ver a Irene Rosales en Viva la vida junto a Emma García. Y es que, como bien saben los seguidores de Telecinco y los que siguen la actualidad de la prensa del corazón Irene y Kiko Rivera no pasan precisamente por su mejor momento como pareja.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

2020 tengo muchas ganas de ti ✨ ? @zara

Una publicación compartida de Irene Rosales Vázquez (@irenerova24) el

Al menos eso es lo que apuntan muchos al ver cómo, sobre todo en las redes sociales, la actividad de los dos ha bajado. Una crisis de la que, cómo no, Irene habló en el programa de Telecinco.

Irene Rosales lo niega todo

En este sentido Rosales quiso dejar muy clara su postura y ha negado cualquier tipo de crisis. “Yo no tengo crisis ninguna con Kiko. Ha habido momentos en los que hemos estado peor y nadie lo ha notado” o “la persona que más me está apoyando y que más está a mi lado es mi marido. Para mí ahora mismo Kiko es mis manos y mis pies” son algunas de las sentencias de Rosales al ser preguntada por su relación con el hijo de Isabel Pantoja.

Irene Rosales

Sin embargo, muchos en las redes consideran que este tipo de declaraciones no son más que un brindis al sol y que intentan tapar una separación que está en boca de muchos. Las malas lenguas incluso afirmar que ya viven por separado.

Pese a que en este sentido no se ha confirmado nada, muchos en las redes apuntan que, por mucho que Emma y su programa estén intentando taparlo, teniendo en cuenta lo ocurrido en las últimas semanas, la separación “Se veía venir”.

El drama de Chiqui

Por otro lado, no fue otra que Chiqui, la polémica concursante de Gran Hermano, la que dejó a sus seguidores conmocionados explicando en Sálvame algunos de los duros momentos por los que pasó con su ya ex pareja Borja Navarro.

Chiqui

“Decido yo en el parto de mi segunda hija hacerme una ligadura de trompas para no tener más hijos. A mí, Borja es una persona que ya no me aportaba nada, pero a él no le conté nada (aunque se lo acabé contando). Pero esa decisión la tengo que tomar porque yo entro al quirófano sola, porque él se va a comer, ahí veo yo lo que le importaba, estando yo mala. Fue muy duro”, apuntó una emocionada Chiqui.

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad