El flamenco de Rosalía y Raúl Refree llena el Parque de la Cuña Verde (05)

El vídeo de Rosalía irreconocible cuando no era famosa y pedía poder cantar

stop

La cantante catalana lo hizo todo por cumplir su sueño y lo consiguió

23 de septiembre de 2019 (13:29 CET)

¿Cómo pasan las entradas de Rosalía? Rapidísimo. Así lo hicieron ver en clave de humor los seguidores de la cantante en sus cuentas de Twitter. La catalana puso a la venta sus entradas para el concierto de Barcelona. En menos de dos horas no quedaba ni una. Aforo completo. Colgó el cartel de entradas agotadas. Todos los fans se quedaron desilusionados y algo cabreados. Por eso Rosalía y la productora tomaron la decisión de hacer un segundo concierto en la ciudad condal.

Este mismo lunes 23 de septiembre a las 10 de la mañana se han puesto a la venta las nuevas entradas y ya no queda ni una. Estos dos conciertos que tendrán lugar el 7 y 8 de diciembre darán por concluida su gira El mal querer y la expectación es máxima. Como dice uno de los estribillos de sus canciones "¿Quién lo diría?", que Rosalía iba a tener tanta fama. 

La catalana ha conseguido abrirse un hueco en este mundo tan difícil. Eso sí, el camino de la artista no fue de rosas precisamente. Rosalía se presentó al casting de Tú sí que vales sin mucha suerte. Ahora se ha convertido en la mujer de la que todo el mundo habla. Sus seguidores crecen por millones. Y todas sus canciones se convierten en número úno de las listas más importantes del país. 

Circulan muchos vídeos de la artista cuando daba sus primeros pasos en el mundo de la música. En 2015, una soñadora Rosalía interpretaba un tema con un compañero de la Escuela Superior de Música de Catalunya. Antes de tocar la fama, la artista se abrió una cuenta de Youtube donde publicaba sus creaciones. En uno de ellos es donde se muestra este vídeo. Su amigo la escucha atentamente cantar Thinking about you de Frank Ocean. 

"Va, tío, yo quiero cantar. Qué pesao. Yo quiero cantar esta canción, dile a Pere que la hacemos", le dice al joven. Todavía no era famosa, pero ya nos dejaba con la piel de gallina y el pelo de punta. 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad