Cristina Pedroche Zapeando

El vídeo de Cristina Pedroche sin sujetador que lo peta en YouTube

stop

La colaboradora de Zapeando decidió imitar en directo los posados de Miley Cyrus

16 de mayo de 2019 (11:26 CET)

Cristina Pedroche no para. A caballo entre Londres y Madrid. De martes a viernes la podemos ver en el espacio de La Sexta, Zapeando, donde colabora desde sus inicios hace ya seis años. De sábado a lunes se escapa con su marido a Londres para supervisar el último restaurante de la pareja. Ella siempre le ha mostrado su apoyo y le acompaña a todas partes, pero sin dejar de lado sus obligaciones. 

La colaboradora está muy feliz en Atresmedia. De hecho es uno de los rostros de la cadena mejor pagados. Sin duda, la madrileña fue un gran reclamo para levantar la audiencia de un programa de entretenimiento que parecía hundido como el Titanic. Pero salió a flote y gracias a su espontaneidad y naturalidad. 

Cristina Pedroche Zapeando pelo rizado

La vallecana ha conseguido labrarse una personalidad única dentro del programa, como también el cariño de los espectadores y sus compañeros. Una joven asustadiza que dice todo como le sale en el momento, sin ningún tipo de problemas ni tapujos. La madrileña siempre se ha caracterizado por generar polémica, la última cuando decidió normalizar la regla, uno de los momentos más doloros para una mujer. 

A Cristina Pedroche le da igual lo que le digan en las redes, está curada de espanto. Es más ella hace lo que le da la gana y dedicándoselo a aquellos haters, la colaboradora sale siempre a la puerta de los estudios durante el descanso del programa a bailar. En esos vídeos demuestra una gran felicidad. 

En Zapeando nos ha regalado siempre grandes momentos, como por ejemplo el día en el que Miley Cyrus enseñó los pechos, es decir casi cada día, y ella decidió imitarla. Ante el asombro de sus compañeros que le pedían que no lo hiciese, Pedroche se desabrochó la camisa y enseñó sus pechos. Casi porque llevaba una especie flores que se los tapaban. El pánico inundó su cuerpo cuando al moverles se calló una de las flores. 

Por suerte llevaba una segunda capa debajo y nadie pudo ver nada. Fue previsora. Menudo susto y momentazo nos hubiese regalado a todos los espectadores. Aún así el vídeo acumula más de 4 millones de reproducciones. 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad