El vicio oculto de la infanta Elena (y muy malo) que esconde la Casa Real

El secreto de la hermana del Rey Felipe que te dejará a cuadros

Fotografía: El vicio oculto de la infanta Elena (y muy malo) que esconde la Casa Real » Diario Gol
Fotografía: El vicio oculto de la infanta Elena (y muy malo) que esconde la Casa Real » Diario Gol

Por si con las últimas polémicas que han puesto a la Casa Real en el punto de mira no fuera suficiente para que más de uno en La Zarzuela se haya puesto nervioso, ahora una información sobre la infanta Elena ha dejado aún más tocada a la monarquía española.

Y es que no ha sido otra que la biógrafa de la hermana del Rey Felipe, Carmen Duerto, la que ha explicado en La Razón el vicio más oculto de la hija del rey emérito Juan Carlos I. Un vicio que, hasta ahora, la Casa Real escondía. Y con  razón.

El vicio oculto de la Infanta Elena

Y es que, ojo, Elena fue durante un tiempo una adicta a la teletienda. Tal y como apunta la periodista, fue a principios de los años 90 cuando, con la llegada de las televisiones privadas a nuestro país, lo hizo también un fenómeno que ya estaba arrasando en Estados Unidos: los anuncios de teletienda de madrugada.

infanta Elena

Y parece ser que la infanta desarrolló una adicción a comprar compulsivamente buena parte de los productos que veía anunciados. Sobre todo aquellos que giraban en torno a la alimentación.

Parece ser que por entonces Elena no estaba muy contenta con su figura y acudía a este tipo de productos para adelgazarse. Eso sí, consciente de que tantos paquetes llegando a La Zarzuela levantarían sospechas, optó por buscarse dos amigos que le ayudaron y recibían los paquetes en su casa para que ella luego los pasara a buscar.

Un vicio oculto del cual, cuentan, ya se ha deshecho. Sí, pese a que ahora parece ser que la infanta sigue siendo una habitual en las tienda, sobre todo en época de rebajas, la teletienda ha quedado atrás.

Eso sí, como era de esperar, los comentarios en las redes acerca de este vicio no se han hecho esperar. Comentarios como “Qué fuerte…una mujer que ya lo tenía todo se pasaba las noches viendo el teletienda y comprando chorradas” o “No me lo hubiese imaginado en la vida” son algunos de ellos.

Publicidad