Ana Guerra interpreta uno de sus temas en el concierto de Cadena 100

El vestido transparente de Ana Guerra (OT) a lo Kardashian que deja a Aitana, Alfred, Amaia y Cepeda con la boca abierta

stop

La cantante canaria levantó al público del Palacio de los Deportes de Madrid con sus canciones

24 de marzo de 2019 (15:41 CET)

Ana Guerra es una de las cantantes más conocidas de OT 2017. Junto a otras compañeras como Aitana, Amaia o Alfred se ha convertido sin duda en la concursante más querida y con una trayectoría más extensa en tan solo un año de carrera. Poco más de un año desde que consiguió llegar a la final del concurso. A la canaria le llegaron miles de éxitos. Ya cuenta con su primer trabajo discográfico a la venta, ha participado en programas de televisión y ha conseguido el número 1 con varias canciones, entre ellas Lo malo junto a su compañera. 

Ana Guerra ya ha dado algún que otro concierto en solitario y además prepara una gira junto a Cepeda junto a la colaboración de CaixaBank. En muchas ocasiones ha colaborado en conciertos de diferentes cadenas musicales como Cadena 100. El pasado fin de semana cantó y enamoró con tres temazos: Ni la hora, Bajito y El cielo que me das. 

La exconcursante conquistó al Palacio de los Deportes de Madrid y los puso en pie. No solo por el ritmo de sus canciones sino por el trato hacia ellos. Guerra sabe como llegar a su público. Ana Guerra vestía con un mono divertidísimo en tonos rojos y con una cremallera medio desabrochada. Parecía una pilota de Formula1. 

La última canción la interpretó junto a la cantante canaria Rosana. El disco de Guerra, Reflexión, lleva pocas semanas a la ventana y ya es todo un éxito, en gran parte porque todas las canciones explican algún hecho de su vida y su forma de ser. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Natural y sencilla para ir a comprar el pan #eleganza #conunasonrisa

Una publicación compartida de ANA GUERRA / WAR (@anaguerramusic) el

Después se conectó a Instagram y publicó su cambio de 'look'. Adiós al mono del concierto y hola al vetido del evento después. La artista iba enfundada en un vestido con transparencias que recordaba al visillo de las abuelas, los tapetes de encima de las mesas o los hombros de los sofás. Le quedaba como un guante, estaba muy elegante y por eso hizo gala de su humor: "Natural y sencilla para ir a comprar el pan", escribió. 

"Antes muerta que sencilla", le escribía un usuario. "Lo tuyo es cantar o enseñar modelitos?", le preguntan. Ha dejado con la boca abierta a más de 115.000 seguidores. 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad