El truco para eliminar del agua del grifo los trihalometanos cancerígenos

stop

No es difícil

agua del grifo

05 de abril de 2020 (09:37 CET)

El agua es el líquido vital por excelencia para los seres vivos. No solamente para hidratar y alimentar, sino que interviene en miles de procesos. Es imposible para nosotros sobrevivir sin la presencia de este líquido, incluso constituye un gran porcentaje de nuestra composición. El problema está cuando consumimos agua del grifo sin tener presente que debe pasar por un proceso antes de llegar a nuestro cuerpo. 

El agua del grifo pasa por un proceso de potabilización que se enfoca en distintas técnicas para mejorarla sin dañar su composición esencial, de modo que no se pierdan sus principios más provechosos, como el calcio, magnesio y otros. El objetivo es desinfectar y eliminar bacterias para que no cause enfermedades. 

En esas técnicas para volver el agua potable, se añade cloro, por lo tanto, las sustancias que tiene el cloro afectan la estructura química del agua y traen consigo otros agregados de trihalometanos, como son: bromodiclorometano, bromoformo, cloroformo y dibromoclorometano. Se trata de males necesarios, ya que eliminan impurezas del agua, pero ¿a qué costo? Esta es una sustancia potencialmente cancerígena. 

agua de grifo

La Unión Europea se encarga de los controles y establece en sus reglas que no debe existir una cantidad de trihalometanos que supere los 100 microgramos por litro. Si en promedio bebemos 5 o 6 vasos de agua diario, nos estamos llevando al organismo esa cantidad exacta de trihalometanos. Por suerte, expertos han determinado cómo disolver esos compuestos químicos. 

¿Cómo descartar las sustancias cancerígenas del agua del grifo?

Algunos investigadores dejaron saber que la presencia del cloro es necesaria. El único problema es que la población ignora ciertas medidas para evitar el cáncer de vejiga que puede provocar.

La solución más factible la describe Miguel Lurueña así: «Se puede dejar reposar el agua, porque los THM son volátiles: se volatilizarían con el tiempo. El problema es que el cloro también, así que la seguridad de ese agua podría verse comprometida, mejor no dejarla durante tiempo muy prolongado». De esta forma se asegura que el consumo del agua del grifo siga siendo saludable. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad