El truco antiedad de Tamara Falcó. Así consigue no envejecer más

Nunca deja indiferente

Fotografía: El truco antiedad de Tamara Falcó. Así consigue no envejecer más
Fotografía: El truco antiedad de Tamara Falcó. Así consigue no envejecer más

Tamara Falcó está en una etapa de reinvención laboral y, mientras busca una forma para que su marca no pierda el norte, utiliza una serie de trucos que le ayudan a ralentizar el paso del tiempo, de modo que su imagen esté en lo más alto. Este superpoder de la ahora Marquesa de Griñón, lo habría heredado de la eterna Isabel Preysler.

Con 38 años, Tamara Falcó todavía conserva la estampa de una veinteañera, pero esto se debe a los secretos de la familia que ha sabido utilizar a la perfección.

Tamara Falcó y los secretos para congelar el tiempo

Aunque muchas personalidades optan por las cirugías estéticas como su principal herramienta, Tamara prefiere apostar por una estrategia más natural.

En primer lugar, tenemos el truco del bronceado, algo de lo que está muy atenta de conservar la madrileña. Este pintado natural de su piel le resta algunos años, sin embargo, siempre con el cuidado estricto de no exceder la exposición a los rayos del sol.

Luego, Tamara emplea el paso por la peluquería como una máquina del tiempo. El hecho de mantener su cabello corto e impecable (brillante y sedoso) en cada aparición en la pantalla chica o cuando se deja ver en público, le permite verse juvenil permanentemente.

Peña y Tamara Falcó

Siguiendo por el camino de la juventud prolongada, otro de los secretos está en su maquillaje. Este tiene como base los colores naturales y cálidos, evitando sobrecargar demasiado el rostro, pues sería un síntoma de querer ocultar que llamaría más la atención de forma negativa. La delicadeza es su principio estético.

Y, por último, los dos aspectos innegociables de Tamara Falcó para verse fresca y joven son la alimentación y moda actualizada. Su alimentación balanceada, sin excesos y hábitos que alejan la intoxicación de su cuerpo, le genera una piel envidiable. A su vez, su estilo millennials que se renueva permanentemente, no le permite quedarse aferrada al pasado. En fin, los años solo son la oportunidad para la diseñadora de demostrar que su belleza es irreductible.