Belén Esteban y Miguel Martos

El topo de Sálvame (y Telecinco) que destroza a Belén Esteban (y Jorge Javier Vázquez)

stop

En los pasillos de Mediaset hay alguien que piensa sacar tajada de la boda de La Esteban y Miguel

29 de enero de 2019 (21:12 CET)

Belén Esteban está acabada. La colaboradora de Sálvame ya no da más de sí. En su momento se convirtió en la gallina de los huevos de oro de Telecinco, pero ahora ha pasado a un segundo plano o incluso tercero. Ya no tiene nada que vender. Su carrera televisiva empezó gracias a su separación con Jesulín de Ubrique y la hija de ambos. La Esteban aterrizó en la pequeña pantalla para sacar todos los trapos sucios de su exfamilia política. Todos los espectadores fueron testigos de su vida porque no se dejó nada por vender. Ni incluso el pollo que no se quería comer Andreita

Belén Esteban y Miguel Martos

Todo sobre el torero y la enemistad con su actual mujer está dicho, ni tan siquiera ellos son noticia. Ahora el talismán sería la mayoría de edad de su hija, pero esta se quiere desvincular de su madre y de la televisión, por lo menos como figura pública. A pesar de ofrecerle en varias ocasiones un reportaje fotográfico valorado en una abultada cifra, la hija de Belén Esteban ha vuelto a declinar la oferta y empieza a cansarse. La copresentadora siempre ha querido evitar hacer una noticia de su hija, pero sin quererlo se le escapa. 

Su última baza sería la boda con su actual pareja, Miguel Martos. La tercera boda de su vida y la tercera que lógicamente venderá como una gran exclusiva. Y de eso ya se encarga Telecinco. El día elegido está cada vez más cerca y Paolo Vasile piensa sacar tajada del evento del año. Por eso en Sálvame no paran de hablar del enlace matrimonial. 

En más de una ocasión se ha rumoreado sobre la posibilidad de apartar a Belén Esteban de la televisión temporalmente hasta después de la boda para poderse marcar un Sábado Deluxe por todo lo alto. Por el momento en la boda se han vetado todo tipo de teléfonos móviles o dispositivos tecnológicos. Si sus compañeros van a la boda está claro que la exclusiva se verá entorpecida por uno de ellos. En Sálvame hay un topo. El enemigo lo tiene en casa. 

Aunque todavía no se han cansado la boda ya empieza a dar de comer. Primero de todo porque Belén Esteban se casará en régimen de separación de bienes gananciales. Algo que lógicamente no ha gustado a la familia del novio ni al propio protagonista. Una falta de confianza en la pareja. Quién también sacará beneficio de este evento, antes o después, será Fran Álvarez, su expareja. El joven acudió a Viva la vida y habló sobre la nueva pareja de Belén Esteban sin ningún tipo de tapujo: “Yo a Miguel le veo un buen tío. Nosotros nos casamos sin separación de bienes.  Yo me casé sin hacer ningún negocio, nos casamos porque en ese momento nos queríamos, y ya está”. 

El negocio de Belén Esteban va a traer cola. Los rumores de una relación interesada empiezan a sonar por los pasillos de Telecinco. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad