El terrible vídeo de Ariana Grande (“Vergüenza”, “Asco” y “Rata") que desata la locura

stop

La cantante cerró de nuevo el Festival de música californiano con sus últimos temas

Ariana Grande

24 de abril de 2019 (13:18 CET)

California acoge el festival de música más multitudinario de la historia alrededor del mundo. Dos semanas repletas de música y mucho influencer. Todos ellos se dejan ver por este gran evento y publican sus posados más glamurosos y sugerentes. Una fiesta con gastronomía de lujo y actividades VIP no aptas para todos los bolsillos. Todo para las superestrellas. Estas disfrutaron de estelares actuaciones como la de Ariana Grande. 

La cantante cerró con éxito la primera semana del festival. Por encima de ese escenario han pasado cientos de cantantes y algunos sorpresa. J Balvin, Rosalía, Mon Laferte, Javiera Mena o Los Tucanes de Tijuana, e incluso hubo algunas actuaciones sorpresa como las de Ozuna, Cardi B y Selena Goméz cantando "Taki Taki". Sin embargo sin duda alguna Ariana Grande era la más esperada por todos los asistentes. El gran cierre de cartel. 

Grande comenzó a Capela su concierto con "raindrops", antes de poner a la gente en pie con "God is a woman". La cantante jugó con decorados que simulaban "La última cena" o con un coche en el que un grafitero pintó "Arichella". También cantó "Side to side" con la sorpresa de Nicki Minaj. Los asistentes estaban agotados después de 72 horas de música. Sin embargo lo dieron todo con Ariana. 

La actuación fue sorprendente y sin duda la más esperada. Además no solo cerró cartel el pasado fin de semana, lo volverá a hacer por segunda vez y última este próximo domingo. Y claro esta actuación tiene un coste y es muy elevado. Si a sus seguidores se les quedó la boca abierta con la actuación, cuando vean la abultada cifra no la podrán cerrar nunca más. 

La cantante ha cobrado 8 millones de dólares por actuar en el Coachella. La encargada de publicar esta cifra ha sido la revista Variety. Muchos seguidores de la artista consideran que el caché es demasiado alto y la cifra desorbitada. Pero otros la defienden porque si no hubiese venido el festival no hubiese sido todo un éxito. 

Tal vez por este motivo le debieron tirar un limón. Aunque no. Esta anécdota se debe a una referencia del disco Lemonade de Beyoncé. 

Ariana Grande se despidió el pasado domingo 21 de abril de los asistentes del Coachella con su segunda actuación. Fue la artista más joven en ser headliner del cartel. Muchos de sus seguidores la aplaudieron y disfrutaron bailando sus nuevos temas: Thank u, next, 7 Rings o Break up with your girlfriend, i'm bored. Sin embargo no siempre llueve a gusto de todos y en este caso limones. Algunos consideraron que no estuvo a la altura de su predecesora, Beyoncé. 

Alguna persona le lanzó un limón que golpeó su pecho mientras ella intentaba mantener el equilibrio en una de sus complicadas coreografías subida a unos taconazos. Esto no provocó que perdiera el equilibrio pero si que desafinara en una de las letras. Algo poco común en ella. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad