La Reina Letizia| EFE

El show de la Reina Letizia en el besamanos que humilla (y avergüenza) a Felipe VI

stop

El feo de Ortiz que sigue dando de qué hablar en la Zarzuela

31 de enero de 2019 (15:20 CET)

Son muchas las veces que la Reina Letizia ha demostrado que tiene un carácter ciertamente difícil. Y en muchas de ellas ha tenido que ser el Rey el que luego tenga que disculpar los modales de su esposa.

Shows como el que montó en la celebración del inicio del pontificado del Papa Francisco cuando, cansada ya de estar dando la cara, no tuvo problemas en decir en voz alta a su marida delante de varios obispos “Oye, me han dicho que esto se está acabando, que nos echan, nos vamos ya”.

O el que montó también en un centro comercial cuando una dependiente le recomendó un producto para el cabello viendo que el que buscaba Letizia no estaba: “Si, claro, para que me manchéis el pelo de grasa”.

El lío en el besamanos

Otro de los incidentes de la Reina que también es muy recordado es el que protagonizó en 2011 cuando ella y su marido acudieron a las fiestas del Ayuntamiento de A Coruña. En un momento en el que ya estaban enfilando la salida, el concejal encargado de organizar las fiestas Carlos González-Garcés se acercó al besamanos para saludar a la pareja.

Resultado de imagen de letizia felipe

Letizia, cómo no, mostró su mejor cara, pero cuando el concejal empezó a hablar sobre el tiempo con Felipe, Ortiz no dudó, quizás harta de tanto saludo, por decirle a su marido “si te paras con cualquiera, no vamos a terminar nunca”. Unas palabras que, cómo no, no sentaron nada bien a González-Garcés.

Un feo gesto de esos que humillan y avergüenzan a Felipe VI. Entre otras cosas porque tuvo que ser el entonces Príncipe quien se disculpara, una vez más, por los malos modos de su pareja.

Y es que Letizia es así. Cuando algo no le gusta o le cansa, no tiene problema alguno en decirlo abiertamente. Y a quien no le siente bien que se aguante. Un carácter que ha provocado, cómo no, que muchos vean a la Reina como una persona más que distante.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad