El problema que sufre Carlota Corredera en las manos. Vía crucis desde que era una niña

La presentadora de Sálvame confiesa lo que le sucedía en las entrevistas con los famosos

Fotografía: El problema que sufre Carlota Corredera en las manos. Vía crucis desde que era una niña
Fotografía: El problema que sufre Carlota Corredera en las manos. Vía crucis desde que era una niña

Carlota Corredera ha sido tema del día este inicio de semana al verla como presentadora titular en Hormigas blancas. Algo que ha sorprendido y mucho tras confirmarse que se encuentra en cuarentena por estar en contacto con Marta López, quién dio positivo en Covid-19. La presentadora asegura que «ha cumplido el protocolo de medidas de seguridad antiCovid19 establecido por Mediaset”.

La gallega ha vuelto al plató de Sálvame y ha confesado una mala experiencia con Miguel Bosé por un problema de salud. El cantante se encuentra en medio de la polémica tras fomentar la teoría negacionista del coronavirus. 

«Yo nunca tengo muy claro si se puede separar a la persona del artista, pero hay una realidad. Yo admiro muchísimo a Miguel Bosé como artista, me parece una máquina y además lo ha demostrado, pero yo le he conocido en las distancias cortas y puedo decir que a mí nadie me ha tratado peor que él en mi vida«, ha comenzado explicando.

carlota corredera miguel boséTodo pasó cuando ella tenía 24 años y se sometía a realizarle su primera entrevista. «Cuando le entrevisté yo tenía 24 años, acababa de llegar a Madrid, trabajaba en ‘Diario 16’. Él estaba presentando ‘Séptimo de caballería’, y fui a los estudios donde se grababa al que considero uno de los mejores programas de música. Yo le entrevisté. Llevaba preparada la entrevista con un comunicado de prensa que había preparado TVE. Me planté allí y, en cuanto me dio la mano… Yo tengo un problema muy grave en las manos, y es que me sudan mucho, y socialmente es un problema cada vez que le tienes que dar a alguien la mano, por eso, intento siempre dar las manos. Mi gente sabe que me sudan mucho las manos desde niña. La cara de asco que puso cuando se dio cuenta de que me sudaban las manos no la disimuló. Entonces ya como que al principio no prometía mucho. 24 años, todavía con muchísimo acento gallego, y a mucha honra, pero imaginaos las inseguridades que eso me creó…», ha continuado.

«Y entonces le empiezo a entrevistar. Se le empieza a cambiar la cara en cada pregunta que le hago y siempre iba a peor y me decía: ¿pero tú de dónde has sacado esa información, niña? A las entrevistas se tiene que venir preparada. Yo salí de esa entrevista pequeñita, pequeñita, de Lilliput. Y lo le dije: pues mira, todas las cosas que te estoy preguntando están en el comunicado. Me dio una entrevista terrorífica, porque cualquier cosa que yo le preguntaba, me lo tiraba y me trataba como si fuese la última mierda», ha seguido.

«Intenté remontarla, intenté que no se me notase y cuando llegó el fotógrafo del periódico le miraba como diciendo: ¡por favor, sácame de aquí! ¡Dónde me he metido! ¡Qué horror de entrevista! Cuando llegó la hora de hacerse las fotos, estaba de una mala hostia, enfadado con el mundo, y dio unas fotos en las que estaba impresionante, arrebatador. E iba con nada, con un pantalón hippie, una camiseta, y es que es increíble la fotogenia que tiene. Y yo claro, me fui pensando, que cada vez que escuchara un disco suyo no iba a poder evitar este momento. Y a pesar de lo mal que me trató sigo diciendo que le admiro muchísimo«, ha rematado dejando al aire que no hay ningún tipo de rencor a pesar de lo que pasó.