El problema de Rosalía en la cuarentena que le está cambiando el físico

stop

Le pasa factura

“¡Rosalía embarazada!”. La foto que pone España patas arriba ¡en horas!

22 de abril de 2020 (19:20 CET)

Rosalía está enfrentando el aislamiento de una forma que termina siendo problemática para su físico y por ende para su salud. Como bien sabemos que la energía no se crea ni se destruye, sino que solo se transforma, esta vez todo ese potencial creativo de la catalana se ha convertido en hambre permanente. ¡No para de comer!

La cuarentena parece haberla afectado más de la cuenta por estar alejada de sus familiares, ya que se encuentra en la casa de su representante ubicada en Miami. No hay dudas de que la cantante se encuentra rodeada de todas las comodidades, pero no está manejando de la mejor manera este cambio brusco en su rutina. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Merendando🍿🍿🍿

Una publicación compartida de ROSALÍA (@rosalia.vt) el

En las publicaciones de sus redes se puede ver regularmente a Rosalía comiendo pasteles, palomitas, muffins, entre muchos otros postres que no ayudan en lo absoluto a que mantenga su figura. 

Rosalía confiesa su problema 

La evidencia de que el hambre es lo que no abandona a Rosalía durante esta cuarentena quedó reflejada en su Twitter, donde con total naturalidad preguntó y confesó a sus seguidores: «¿Es normal que tenga hambre todo el rato?». La respuesta es sí, de hecho, muchas personas durante estos días angustiantes han recurrido a la comida como un mecanismo de defensa, sin embargo, más que defensa, podría terminar siendo autodestructivo. 

De cualquier forma, no estaría de más cambiar o alternar las palomitas y muffins por algunas frutas para variar. Rosalía no es la única artista que está pasando por una situación irregular, ya que otra exponente de la música latina como Karol G, al iniciar la cuarentena comentó en sus redes: «En esta cuarentena me tiré en la cama estos dos días, a comer un montón, me comí hasta una pizza…». Al final, el tema físico no es lo que importa de este descontrol alimenticio, sino la salud que puede verse afectada considerablemente. Esperamos que le reste menos a la cuarentena para tener a la de San Esteban de Sasroviras sobre el escenario y lejos de la nevera.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad