Juan Carlos y Felipe VI | EFE

El plan maquiavélico de Felipe VI para salvar el cuello a Juan Carlos I

stop

El Rey mueve hilos

16 de junio de 2020 (12:26 CET)

Felipe VI sabe que tiene un problema muy gordo entre manos. Un problema que no es otro que su padre, el rey emérito Juan Carlos I. Y es que, a diferencia de lo que había ocurrido ya en otras ocasiones con el antiguo monarca y sus escándalos como el accidente de caza en África o los líos con Corinna, ahora el emérito tiene a la justicia pisándole los pies.

Fue la pasada semana cuando se supo que la Fiscalía del Tribunal Supremo iba a investigar el presunto cobro de comisiones por el rey en la adjudicación de las obras del AVE a La Meca.

La justicia española, tras las diligencias abiertas en Anticorrupción, daba así un importante paso adelante. Un paso adelante que ponía al emérito en el punto de mira y que dejaba a la Casa Real en una posición muy delicada.

El plan de Felipe VI

En este sentido, nada tiene que ver la gestión externa y la gestión interna que está haciendo el vigente rey del tema. De cara a la galería, hace ya meses que anunció que se desentendería en un fututo de la herencia de su padre y que, además, le retiraba su asignación económica.

La Reina Letizia, el Rey Felipe VI y el rey emérito, Juan Carlos I | EFE

De puertas hacia dentro, las broncas que han tenido padre e hijo han sido mas que serias. Felipe VI sabe muy bien que los líos de su padre no están haciendo otra cosa que perjudicar la imagen de la monarquía, sobre todo a nivel internacional, donde muchos medios cargan contra Juan Carlos I.

Eso sí, parece que el rey está ideando un plan para que la repercusiones de esta investigación no sean precisamente muy duras para la institución. De hecho, ya ha aparecido un informe  en el que, como apuntan en El Confidencial, la comisión de letrados del parlamento asegura que el emérito sigue contando con la protección de inviolabilidad incluso después de haber abdicado.

Felipe está moviendo hilos, cuentan, para que el lío no vaya a más. Veremos si este palan del monarca surge o no efecto. Al fin y al cabo, por mucho disgusto y enfado que tenga con su padre, el vigente rey sabe que proteger la institución es, ahora, lo más importante.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad