El pescado que está de moda en Estados Unidos y puedes comprar en... ¡IKEA!

stop

No es caro para la calidad que tiene

pescado

30 de marzo de 2020 (15:45 CET)

Todo lo que está pasando con el planeta en el año 2020 parece ser un claro mensaje de que el ser humano debe cambiar la mentalidad de consumo, dejando así de perjudicar al medio ambiente. Una de las tendencias que sigue tomando fuerza en los últimos años y que después de superar este caos pasará a otro nivel es el veganismo. Y, aunque conseguir alternativas que puedan igualarse en calidad a los productos de origen animal es complicado, cada día aparecen nuevas versiones interesantes. En este sentido, ya hay un pescado vegano de moda en Estados Unidos que puedes comprar en IKEA.

El cambio de vida al estilo vegano para muchos parecía la renuncia definitiva a cierto tipo de alimentos. Sin embargo, hay buenas noticias, entre las que se encuentran los langostinos, calamares, salmón y barras de pescado; sí, por más extraño que parezca, todo con base vegetal. 

Algo que significó un antes y un después para el mundo vegano fue la aparición del Sjörapport, lo que no es más que una imitación del Caviar. Se encuentra fabricado con algas kelp, y, además, tiene las opciones de perlas rojas y negras. 

Caviar

Esta no sería la única sorpresa, pues con el buen recibimiento que han tenido los productos veganos en el consumidor, se ha desarrollado algo nuevo. 

El pescado vegano de moda 

Uno de los objetivos que se había hecho esquivo en los últimos años, finalmente se alcanzó gracias al esfuerzo de Chris Kerr, Derek Sarno y Chad Sarno. ¿Qué crearon? El atún vegetal perfecto

La invención mágica tiene como base 6 vegetales, entre los que se pueden destacar la soja y arvejas. Se cuidó minuciosamente el olor de este atún, algo característico del original y que llama al público. 

En Estados Unidos se hizo la prueba de vender este pescado vegano cerca de latas de atún reales y les ha ido realmente bien. Las ganancias se encuentran en franco ascenso y han llegado a los 10 millones de dólares. El cambio, aunque lento, es inminente. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad