Jamón serrano a la venta en una tienda. Imagen con fines ilustrativos. Foto: Pixabay

El peligro silenciado del jamón serrano para tu salud (y da igual que sea ibérico)

stop

Puede llegar a ser un problema

09 de marzo de 2020 (12:29 CET)

El jamón serrano o ibérico es un habitual en nuestras cocinas. Un clásico de la dieta mediterránea como también puede ser aceite de oliva o el vino. Sin embargo, hay que tener ciertas precauciones con este alimento.

Su sabor nos conquista, pero no hay que abusar (como de cualquier otro alimento).

El jamón es un producto procesado de alta calidad, no es igual que unas salchichas o mismamente que un lomo embuchado, pero no deja de ser carne procesada, algo que hay que no está recomendado de comer de manera habitual.

Surtido de jamón de Mercadona. Foto: Mercadona

La recomendación de la OMS

La Organización Mundial de la Salud en su intento por prevenir el cáncer de colon hace un aviso con el jamón serrano y el resto de carnes procesadas.

Esto dice la OMS: "Para un individuo, el riesgo de desarrollar cáncer de colon debido al consumo de carne procesada sigue siendo pequeño, pero este riesgo aumenta con la cantidad de carne consumida".

No todos los días

Como avisa la OMS no hay que consumirlo de manera exagerada, de hecho, lo mejor es tomarlo como máximo un par de veces por semana para que no nos perjudique.

La nutricionista Natalia Moragues advierte cuál es la problemática por la que debemos evitar el consumo diario de jamón:  "El problema del jamón es que lleva mucha sal y no es muy saludable. Dentro de las carnes procesadas, no es igual que un salchichón, por ejemplo, o una mortadela. El jamón es un producto que se puede consumir de vez en cuando. Comerlo todos los días no es lo más conveniente".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad