Juan Carlos y Felipe VI | EFE

El pacto secreto de Felipe VI con “papá” que nadie cuenta en España (y es éste)

stop

El secreto que guarda la Casa Real y que deja al Rey en muy mal lugar

17 de marzo de 2020 (12:42 CET)

Al coronavirus le ha salido un duro rival estos días en cuestiones informativas. Y también lleva corona. O llevaba,

Nos referimos al rey emérito Juan Carlos I, al que su hijo, el Rey Felipe VI, ha retirado la asignación, renunciando además a su herencia. Cierto es que para “renunciar a una herencia” en vida del adjudicador es una farsa en toda regla. Uno no puede decir “no” a esta si el que la concede no está muerto. Habrá que ver qué ocurre cuando falte Juan Carlos.

Comunicado fulminante

Una decisión tomada a partir de que saliera a la luz la noticia de que el emérito había cobrado 100 millones de euros en comisiones que había repartido entre dos de sus ex amantes, Corinna y Marta Gayá, y una cuenta en Suiza. Una fortuna de la que, además, Felipe VI era el segundo beneficiario.

La princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein

 “La Corona debe preservar su prestigio y observar una conducta integra, honesta y transparente. El Rey quiere que sea conocida públicamente su decisión de renunciar a la herencia que personalmente le pudiera corresponder, así como a cualquier activo, inversión o estructura financiera cuyo origen, características o finalidad puedan no estar en consonancia con la legalidad o con los criterios de rectitud e integridad que rigen su actividad institucional y privada y que deben informar la actividad de la Corona”, rezaba parte del comunicado de Felipe.

Pacto secreto en la Casa Real

Pero ojo, porque son muchos los que aseguran que todo se trata de una pantomima histórica. Sobre todo porque Felipe ya sabía que era beneficiario del montante desde hace un año. Es decir, con casi toda seguridad no habría tomado estas determinaciones si la información no hubiera salido a la luz. Y habría terminado llevándose la fortuna.

Felipe VI

En este sentido, explican que después de que se supiera el escándalo, “papá” llamó a su hijo Felipe y se ofreció a ser cabeza de turco en el asunto. Aceptaba cargar con todo con tal de salvaguardar la imagen de su hijo y la de la corona de España. Una forma de reforzar la mentira de la transparencia de la Casa Real y de hacer creer que no aceptan corruptos en Palacio.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad