La Reina Letizia | EFE

El numerito de la Reina Letizia en El Corte Inglés que la Casa Real tapaba hasta hoy

stop

La enésima polémica de la mujer del rey Felipe VI

01 de febrero de 2020 (15:40 CET)

Han sido muchas las veces que el carácter de la Reina Letizia le ha acabado causando un problema a la Casa Real. Obviamente no a ella, que hace ya años que ha demostrado que no le teme ni a nada ni a nadie.

Un carácter que ha llevado a la mujer del Rey Felipe dejar en ridículo a su suegra delante de las cámaras en varias ocasiones (la más polémica fue sin lugar a dudas, en la Catedral de Palma cuando Letizia impidió a Sofía hacerse una foto con sus nietas Leonor y Sofía), así como a hacerle algún que otro desplante también a su marido.

El numerito en el Corte Inglés

Eso sí, no sólo su marido y su familia política han sufrido en sus propias carnes el complicado carácter de Letizia. También han sido muchos los empleados de La Zarzuela o los que trabajan en la Familia Real los que han tenido que adaptarse a las altas exigencias de Ortiz en su día a día.

Sin embargo, un episodio que la Casa Real tapaba hasta ahora es el que tuvo lugar en un centro comercial hace ya un tiempo. Letizia, quizás con ganas de sentirse una ciudadana más, se plantó en El Corte Inglés en busca de un champú muy específico.Es de sobras conocida la obsesión que tiene la en otros tiempos periodista por lucir siempre perfecta, por lo que no se lava el pelo precisamente con cualquier champú.

El rey Felipe (d), acompañado por la reina Letizia (c), y el presidente de China, Xi Jinping (i).  EFE/JuanJo Martín

El lío llegó cuando, al no encontrar justo el que buscaba, una dependienta se le acercó ofreciéndole un producto similar.Una idea que no gustó nada a Letizia que, de muy malas maneras, le contestó: “Sí, claro, para que me manchéis el pelo de grasa”. Una respuesta y una incómoda situación que no hizo otra cosa que llamar la atención de los presentes.

Y la Reina, cuando se dio cuenta de que todos la estaban mirado, no hizo otra cosa que soltar frase cuanto menos poco agradable: “Vaya, ya está todo el mundo mirando en lugar de trabajar”. Una polémica que no hace otra cosa que potenciar la imagen de Letizia como una mujer ciertamente complicada en el trato.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad