El negocio (y es bestial) de María Teresa Campos en la cuarentena: “¡Se está forrando!”

La comunicadora malagueña recibe buenas noticias en tiempos de coronavirus

Fotografía: El negocio (y es bestial) de María Teresa Campos en la cuarentena: “¡Se está forrando!”
Fotografía: El negocio (y es bestial) de María Teresa Campos en la cuarentena: “¡Se está forrando!”

Los planes de María Teresa Campos se han vuelto a ir al traste, en esta ocasión por un virus. La comunicadora había acercado posturas con Paolo Vasile y estaban valorando la posibilidad de que regresase a la cadena con un nuevo programa o una sección en uno de los ya existentes, sin embargo hoy por hoy esto no será posible. María Teresa y Terelu se encuentran confinadas en casa de ésta última, aquella de la que se estaba mudando una semana antes. 

María Teresa Campos se ha mostrado preocupada y angustiada ante la situación que le ha tocado vivir. Ya sé encerró en casa antes del confinamiento por miedo a que le pasase algo, ya que tanto ella como Terelu son personas de riesgo. «Creo que los que todavía estamos con salud en casa somos unos privilegiados», cuenta. 

María Teresa Campos se ríe «Le mandé un mensaje al que tiene la venta de la casa: “¿Qué te parece la que se ha liado con tal de que yo no venda la casa?”. Me daban las arras esa semana, pero como ha pasado esto, todo está parado», ha explicado con humor. Parece que ya ha encontrado comprado y la desea con todas sus fuerzas. «El comprador ha dicho que la quiere y la quiere». 

María Teresa Campos ya le ha echado el ojo a una propiedad, sin embargo ahora no es el momento de comprarla. «La casa que quiero ya la tengo elegida y vista pero tiene que esperar porque nadie va a hacer nada ahora. Espero no perderla porque era la casa que me gustaba».

María Teresa ha explicado que «la que ha vendido es Terelu», aunque «ella lo que no puede hacer es mudarse ahora». Por ahora su casa no está vendida aunque espera que pronto sea una realidad: «Yo aún no he vendido. Hasta que no vea la cosa hecha, yo no lo creo. Ya es mucho tiempo, tampoco creo que vaya a ser la única que no se puede vender del mundo. En este momento, las cosas materiales y de trabajo incluso, que tenía, las tengo aparcadas en un lugar muy lejano».

«Se está forrando con las exclusivas», le escriben en redes. Esta es la enésima entrevista que realiza a una conocida revista.