El mini bikini de María Patiño le juega una mala pasada: humillada brutalmente

stop

¡Menuda imagen!

María Patiño

28 de junio de 2020 (10:25 CET)

Durante todo este tiempo han surgido una buena cantidad de polémicas y momentos incómodos en la televisión que involucran a María Patiño. Ahora, los cibernautas se dedican a comentar hasta el cansancio sobre la fotografía en bikini más desafortunada. ¿Humillación desproporcionada?

María Patiño ya ha tenido encuentros nada agradables con el público. Una de las cuestiones que más le critican, es su forma de vestir. Se les ha hecho una costumbre inundar sus redes sociales con argumentos de que sus elecciones no son las correctas.

Aunado a eso, María es de estatura baja y contextura delgada, por lo que a diario le aconsejan que le iría mejor usar ropa de niña, cuestión que no le hace mucha gracia. Así que, quiso callar las habladurías utilizando lo que creía era una pieza sensual. Logró lo contrario. 

maría patiño

Apareció posando con un traje de baño minúsculo. La parte superior era negra y la inferior amarilla. Se encontraba sentada con su cuerpo completamente a la vista. El gran problema es que todos los haters desataron una cantidad de insultos difíciles de ignorar.

Entre las acusaciones decían que está anoréxica, que su ombligo es extraño y que ya no está en condiciones de mostrar tanto. La polémica fue tremenda, sobretodo porque la presentadora de Socialité inició con un gran mensaje de aceptación y autoestima en redes. 

María Patiño sale dañada de La última cena 

maría patiño

El público español pudo disfrutar de uno de los programas de La última cena más entretenidos del 2020. El sexto capítulo tuvo una gran ola de sorpresas para todos, comenzando con que los chefs de ese día eran Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez. En el segundo plato que consistió en solomillo, un acompañamiento de puré de patatas violetas y hojaldre encontró un incidente. 

María Patiño empezó a degustar el plato con los ojos cerrados y toda la intención de hacer saber sus opiniones mordaces.  Sin embargo, de pronto sintió un dolor que la hizo interrumpir su discurso y dijo: “¡Mira, mira, Jorge, me está saliendo sangre! Creo que me ha dado un derrame en el dedo”.

El escándalo fue mayúsculo, tuvieron que llamar al doctor Jesús Sánchez Martos y las risas no faltaron. Todas las redes están especialmente dedicadas a la creación de memes sobre este episodio inolvidable. La de Ferrol, para bien o para mal, siempre da de qué hablar. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad