Jorge Javier Vázquez mi casa es la tuya

El lío de cama de Jorge Javier Vázquez (y la confesión) que paraliza España

stop

La mentalidad del presentador catalán ha cambiado desde que sufrió un ictus

20 de mayo de 2019 (11:19 CET)

Jorge Javier Vázquez recibió el alta hospitalaria tras sufrir un ictus el pasado mes de marzo. El presentador catalán pudo llegar a tiempo a las grabaciones de Supervivientes 2019. El reality que más alegrías da a Telecinco. Pero para ello tuvo que sacrificar uno de sus sueños: el teatro. Se acabó la gira. 

El pasado viernes, Jorge Javier Vázquez, junto a su madre, inauguraron la nueva temporada de Mi casa es la tuya, el programa de entrevistas de Bertín Osborne. El programa grabó aceleradamente dos entrevistas, una antes del ictus y otra después. Gracias a ello pudimos descubrir más aspectos de la vida del catalán. 

Jorge Javier Vázquez le preguntó a los médicos si podía tener relaciones sexuales y estos le dieron el beneplácito, siempre y cuando sean sin esfuerzos. El presentador no sabía a qué se referían. A pesar de que Vázquez siempre se ha caracterizado por ser muy ligón y fiestero, parece que desde que tuvo este susto ha decidido darle al pausa. 

Jorge Javier Vázquez y Cohen

"Llevo tanto tiempo sin practicar sexo que la próxima vez que lo haga estoy convencido de que sentiré la ilusión del virgen. Pongamos que hace dos meses y medio que no lo hago, semana arriba semana abajo. ¿Estoy que me subo por las paredes? Sinceramente, no.", escribió el presentador en su blog de la revista Lecturas. 

"Me siento muy tranquilo porque, como no tengo ganas, no me invade la ansiedad pensando cuándo y dónde conseguiré atrapar a un caballero. Es más, ahora que estoy en época de sequía, imagino durante unos instantes cómo será la próxima vez y lo veo como algo imposible. He perdido la práctica y ya no sé cómo se resuelven esas cosas.", continuó. 

El presentador catalán asegura que hoy por hoy no es una prioridad en su vida. Además se siente bien sin sexo. De hecho ha enterrado Grindr para siempre. Se pasaba los ratos muertos mirando fotografías de hombres y manteniendo conversaciones que no llegaban a ninguna parte. Él prefiere verles la cara, saber como se mueven, como huelen, estar en contacto. Para eso hay que salir y él no está ahora mismo para ir de caza. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad