Juan Carlos I | EFE

El ingreso secreto de Juan Carlos I en una clínica privada de Madrid

stop

El padre de Felipe VI y sus problemas de salud

14 de julio de 2020 (13:54 CET)

Juan Carlos I sabe muy bien que está en el punto de mira. Durante años el que fuera rey había gozado de la protección de muchos, tanto en la institución como, sobre todo, en los medios de comunicación.

Una protección que ha ido desapareciendo a la vez que han ido apareciendo informaciones que lo dejan en muy mal lugar. Y es que el goteo de noticias en las que sus líos económicos lo dejan en una situación muy delicada es constante.

Felipe y Letizia saben muy bien que lo mejor que pueden hacer, y lo está haciendo, es separarse lo máximo posible de la figura del emérito. Lo hizo el vigente rey hace unos meses con un comunicado y lo están haciendo también desde entonces de forma física. La relación entre el emérito y el resto de su familia (a excepción de sus hija Elena) es prácticamente nula.

Juan Carlos I | EFE

La visita a la clinica de Madrid

Sin embargo, Juan Carlos sí que sigue contando con buenas amistades en Sanxenxo, Galicia. Cuentan que este fin de semana se desplazó hasta esta localidad gallega para huir dele ruido mediático y hacer lo que más le gusta: disfrutar del mar.

Eso sí, por mucho que al emérito le hubiese encantado poder seguir gozando de su amado Sanxenxo, ha tenido que regresar a la capital española para ingresar en una clínica privada donde sigue con sus trabajo de recuperación y de fisioterapia.

Cuentan desde dentro que el estado de salud del padre de Felipe VI no es que sea el mejor, de ahí que no quiera perderse ni una de las sesiones de rehabilitación que tiene programadas.

Una visita a una clínica privada a la que, obviamente, ha ido sólo. Mejor dicho, sin su familia. Ni Felipe, ni la reina Sofía ni mucho menos Letizia quieren saber nada de un Juan Carlos I que ha visto cómo en unos años ha pasado de ser un personaje muy querido y protegido a ser ahora el centro de todos los problemas en La Zarzuela.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad