El increíble antes y el después de Selena Gómez en bikini (y ojo a lo que vas a ver)

stop

La actriz y cantante estadounidense disfruta de su vida a pesar de las críticas constantes

Selena Gómez rubia

22 de septiembre de 2019 (17:24 CET)

La triste historia de Selena Gómez es conocida por todos sus seguidores y detractores. La cantante sufrió una fuerte depresión el año pasado y debió ser ingresada durante varios meses en un centro psiquiátrico. Ella sola no pudo hacer frente a este duro episodio de su vida. La caída libre de Gómez comenzó cuando se confirmó su ruptura con Justin Bieber, una de las parejas que más ha amado. No recibió con buen pie la noticia del compromiso del cantante canadiense con Hailey Baldwin. Tampoco ayudaban los comentarios despectivos que recibía en las redes sociales bajo el anonimato. 

Selena Gómez ha leído de todo. Hasta los comentarios más duros que una persona podría recibir. Las redes sociales, tal y como ella ha contado en más de una ocasión, son un arma de doble filo. Ella ha aprendido la lección y ha conseguido desconectarse de ellas. 

El pasado mes de enero, Gómez empezó el año con muy buen pie, volviendo a la vida pública. Poco a poco participó en nuevas promociones, desfiló por alfombras rojas, acudió a eventos y estrenó nuevo single y película. Durante todos estos meses, donde la cantante no ha parado de trabajar y disfrutar rodeada de amigos y familiares, Selena recibía comentarios despectivos cada segundo. Uno tras otro, sin descanso. Y ella cometía el error de leerlos. Las críticas siempre hacen daño aunque sean solo para fastidiar. Sus detractores saben como hundirla y antes de que lo consigan por segunda vez, Gómez ha tomado cartas en el asunto. 

La actriz y cantante decidió la semana pasada borrarse la aplicación de Instagram. Aunque solo del teléfono, la cuenta la mantiene activa. La actualiza semanalmente gracias al teléfono de amigas. Se lo pide, publica la foto y cierra la sesión. De esta manera evita recibir comentarios y peor aún, leerlos. 

“Simplemente me he vuelto muy poco saludable, creo que personalmente, para los jóvenes incluyéndome a mí, dedicar todo su tiempo a fijarme en todos estos comentarios y dejar que entren en mi mente estas cosas, me afectó”, señaló en su momento la ex de Justin Bieber.

A los grandes jefes de Instagram no les ha gustado la mala publicidad que ha ido haciendo Gómez durante estos últimos meses de la aplicación. Adam Mosseri está “decepcionado” y expresó su deseo de hablar con Selena acerca de su decisión. Selena Gómez tiene una gran influencia dentro de la app. Es una de las mujeres más seguidas del mundo. 152 millones de seguidores. “Necesitamos asegurarnos de que los creadores como ella obtengan valor de la plataforma, que no se depriman con la plataforma”, dijo el jefe de Instagram. “Nos gustan las críticas, nos gusta tener la conversación”, añadió. 

Selena Gómez fue duramente criticada por unas fotografías que publicó mientras estaba de vacaciones en Australia a bordo de un lujoso yate. Se la criticó por perder su esbelta figura. En esas imágenes mostraba unos glúteos sin fuerza ni forma y totalmente caídos. También presentaba algunos kilos de más y el rostro más redondeado. No obstante todo esto se debe a unos fármacos con cortisona que debe tomar para superar su depresión. 

Selena Gómez bikini yate

selena gómez barriga

Sin embargo en muchas ocasiones Selena Gómez ya ha dejado claro que no le importan las críticas y se piensa comportar tal y como cuerpo, su corazón y su cabeza le pidan en cada momento. En un vídeo apareció comiendo tan ricamente una pizza y patatas de bolsa. Sin duda el cambio es más que notable. 

Selena Gómez antes

selena gómez mar

Selena Gómez bañador

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad