Infanta Elena

El hombre que tiene loca a la infanta Elena durante la cuarentena. ¡Ojo a esto!

stop

La hermana del rey Felipe y el nombre que pone la Casa Real patas arriba

21 de abril de 2020 (12:37 CET)

La infanta Elena no está pasando nada bien esta cuarentena. Entre otras cosas porque la está pasando sola. Si bien es cierto que, con la excusa del perro se sus hijos, puede salir cada día al menos un par de veces a pasearlo por la calle, la hermana del rey está preocupada.

De hecho, fue hace apenas unos días cuando los periodistas, aprovechando uno de esos paseos al perro le preguntaron cómo lo llevaba. Elena aseguró que estaba bien pero que estaba, cómo no, un poco preocupada por sus hijos.

La infanta Elena acude a la capilla ardiente de la infanta Pilar

Entre otras cosas porque no están con ella. En el caso de Froilán, el hijo mayor de la infanta y Jaime de Marichalar decidió que estaría más cómodo lejos de sus padres durante esta cuarentena y se instaló en Marbella.

La infanta Elena está disgustada

Pero es su hija, Victoria Federica, la que tiene realmente preocupada a la hermana del rey Felipe. Y es que Vic ha optado por pasar estos días en una finca en Jaén junto a su novio, el dj Jorge Bárcenas, y otros amigos.

Con mucho más espacio que en su piso de Madrid y con la libertad de no estar en casa con su madre, la hija de Elena parece que, como apuntan algunos, pasa los días entre barbacoas y paseos por los campos de la finca. Una cuarentena muy royal.

Sin embargo, no ha sido otro que un amigo de la familia el que ha confesado en La Razón que es el novio de Vic el que tiene loca a la infanta. “El novio de Vic, Jorge Bárcenas, no cae muy bien a la infanta, ni a su ex marido, porque ha transformado a su hija totalmente. No les gusta tanta vida nocturna y juerguista... Temen que su hija se convierta en otro polémico Froilán”.

Si ya antes de cal cuarentena Jorge no era precisamente el yerno perfecto para Elena, ahora, viendo que su hija está con él y unos amigos en una finca pasando esta cuarentena como si fueran vacaciones, aún es peor.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad