Iñaki Urdangarin entra en la cárcel de Brieva, en Ávila | EFE

El grave problema de Iñaki Urdangarín que obliga a la infanta Cristina a irse de Suiza

stop

Se divisa un futuro complicado para la hermana y el cuñado del rey Felipe VI

07 de julio de 2020 (13:12 CET)

Iñaki Urdangarín sigue en prisión. El pasado mes de junio se cumplieron dos años desde que el marido de la infanta Cristina ingresó en la cárcel de Brieva. Sin embargo, todo apunta a que no cumplirá los casi seis años de pena que le dictaminaron por su implicación en el caso Nóos. Es decir, muy probablemente salga de prisión antes de lo previsto

La pregunta entonces será qué rumbo tomará el ex jugador de balonmano. Y es que regresar a Suiza, donde vivió con su familia una temporada y donde se encuentran actualmente su esposa Cristina y sus hijos, se presenta complicado.

Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín | EFE

En Suiza no quieren corruptos

Por un lado, porque en Suiza son muy restrictivos con los inmigrante, y mucho más si estos son delincuentes en su país de origen. De hecho, se votó en referéndum que los extranjeros que cometan un delito en el país sean expulsados.

Comentan algunos testimonios que “los suizos no tienen por qué saber si la ausencia de Suiza fue por condena en otro país o por unas vacaciones”. Y que “no es lo mismo estar ausente un mes que un año”.

Sin embargo, en Suiza tiene buena constancia del pasado de Urdangarín. Y es que el cuñado del rey Felipe VI siguió viviendo en Suiza desde que se dictó la sentencia en 2017 hasta que entró en prisión, lo que le implicó tener que ir a firmar cada principios de mes ante las autoridades suizas.

Panorama complicado para Urdangarín y la infanta Cristina

Además, aunque no tuvieran en cuenta sus delitos, sí hay que valorar el tipo de permisos que se otorgan a los inmigrantes en Suiza. Existen todos, el B y el C. El primero permite a una persona acceder a Suiza junto a sus hijos menores de 21 años si es para trabajar. Es válido por cinco años, tras lo que hay que pedir el permiso C, que ya otorga casi los mismos derechos al extranjero que a un ciudadano suizo.

El segundo ya lo tiene la infanta Cristina desde 2018, pero no Iñaki, que ingresó en prisión antes de recibirlo. En todo caso, tendría que hacer una solicitud y esperar a que la justicia suiza sea benevolente con él y le deje regresar al país. Y no es nada fácil que eso ocurra, con lo que muy probablemente Cristina y sus hijos tengan que abandonar el país transalpino si quieren estar juntos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad