El rey Felipe VI y la reina Letizia saludan a los ciudadanos durante su visita al centro de Sevilla, el 29 de junio de 2020 | EFE/Ballesteros/Archivo

El Ferrari de 300.000 euros de Felipe VI del que la Casa Real pide que no se escriba ni una línea

stop

Corinna acusa al actual rey de España de ser el segundo beneficiario de la fundación Lucum

18 de julio de 2020 (10:43 CET)

El famoso entremado de los 65 millones de euros que recibió Juan Carlos I por parte de Arabia Saudí ha puesto en jaque a la Casa Real. Los ciudadanos ya no confían en la monarquía y mucho menos en el rey emérito, quién podría perder hasta el último beneficio. Felipe VI y Letizia están haciendo todo lo posible para no dañar más la imagen de la corona. Por suerte, el rey no salió perjudicado de todo esto al renunciar inmediatamente a la herencia. 

Según una carta de El Mundo, la Casa Real paró a Corinna Larsen, quién quería involucrar a toda costa también a Felipe VI en este entramado. Jaime Alfonsín, jefe de la Casa Real, respondió a la petición de la empresaria. "Ni Su Majestad el Rey, ni esta Casa, tienen conocimiento, participación o ninguna responsabilidad en los presuntos hechos que menciona, por lo cual falta de toda justificación lícita su involucración en los mismos. Esta Casa se reserva el ejercicio de las acciones judiciales que considere procedentes ante insinuaciones y advertencias a Su Majestad el Rey", advierte la misiva.

Esta carta responde a las palabras de Corinna, quién afirmaba que Felipe VI era el segundo beneficiario de la Fundación Lucum, la que está siendo investigada por haber servido de entidad pantalla. Pero no solo esto. La empresaria también acusaba al actual rey de España de haber recibido uno de los dos Ferraris que el año 2011 el príncipe de Abu Dhabi, Mohammed bin Zayed Al-Nahyan, entregó a la Casa Real. 

El Ferrari del rey Felipe VI es un 488, la gama más alta. 3.9 GTB DCT. 720 caballos, por un precio de unos 303 euros. 

ferrari 488Corinna explica en la carta que Juan Carlos I le dio este dinero en 2012, sin embargo en 2014, cuando abdicó del trono, se lo hizo devolver. Corinna afirma que rechazó reintegrar el dinero para evitar "posibles acusaciones por delitos financieros".

Corinna tenía todo muy claro. Quería que la Casa Real la ayudase para que no fuese vista como una delincuente por presunto delito de blanqueo de capitales. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad