El feo (y muy gordo) de la princesa Leonor a la reina Sofía que está sacudiendo la cuarentena

La hija de Letizia y Felipe VI genera un problema familiar que los reyes no pueden evitar

Fotografía: El feo (y muy gordo) de la princesa Leonor a la reina Sofía que está sacudiendo la cuarentena » Diario Gol
Fotografía: El feo (y muy gordo) de la princesa Leonor a la reina Sofía que está sacudiendo la cuarentena » Diario Gol

Los habitantes de Zarzuela pasan el confinamiento separados unos de otros. Y no por miedo al contagio del coronavirus, sino porque los follones que han surgido en los últimos meses han llevado a algunos a no querer saber nada de los otros.

Por un lado conviven el rey Felipe VI, la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía. Ellos habitan en el Pabellón del Príncipe.

Mientras tanto, Juan Carlos I se encuentra apartado en un ala de Zarzuela, donde pasa esos días solo, lejos de su hijo, su nuera, sus nietas y su esposa, Desde allí mantiene videoconferencias con los amigos que le quedan y alguna que otra ex amante, como Marta Gayá. Así lo afirmaba Jaime Peñafiel.

Marta Gaya

La reina Sofía, con la princesa Irene

Por otro, según reveló Pilar Eyre en un artículo publicado en la revista Lecturas, la reina emérita de España Sofía vive confinada en la estancia que tiene en Zarzuela, alejada del resto de la familia y sobre todo de Juan Carlos, con el que se cuenta que hace tiempo que no comparte ningún espacio.

Con quien sí comparte espacio Sofía es con su hermana, la princesa Irene. Cuenta Eyre que la cuñada de Juan Carlos tiene su propia habitación con un pequeño gabinete, y que allí pasaría muchas horas con su hermana Sofía.

Sofia y la princesa Irene

El feo de la princesa Leonor

Apuntan desde Zarzuela que de vez en cuando Juan Carlos y Sofía se cruzan con su hijo, cuando este acude al despacho desde donde mantiene conversaciones con las instituciones. Pero a Juan Carlos ni le habla, y con Sofía no pasan del “hola y adiós”.

Y mientras tanto, Sofía también mantiene algunas videoconferencias con sus allegados y allegadas. Pero no con quien realmente quiere hablar: la princesa Leonor y la infanta Sofía.

Según revelan fuentes cercanas a los consortes, cuando a Leonor le dicen que hable con su abuela mediante videollamada, esta se niega, y que no tiene el mínimo interés en hablar con ella. Al fin y al cabo, confinados como están todos, poco tiene que contarle a la abuela. Y claro, si la hermana mayor se niega, la pequeña sigue sus pasos. Porque Sofía no va a hacer algo que le permiten evitar a Leonor.

Publicidad