Cristina Pedroche

El escote de Cristina Pedroche a lo Anna Simón con Frank Blanco en Zapeando

stop

La mujer de David Muñoz vuelve a vestir como ella quiere y sorprende a sus seguidores con un nuevo vestido

06 de febrero de 2019 (13:34 CET)

Cristina Pedroche está que no para. La estrella de Atresmedia no solo aprovecha su tiempo libre para promociones o viajar a Londres con David Muñoz para controlar la situación en el StreetXO. Diariamente es la estrella de Zapeando, programa que ya supera sus 1.200 programas y seis años en antena. Todo un logro teniendo en cuenta sus malos inicios. Uno de los pilares claves del espacio sin lugar a dudas es La Pedroche

La vallecana gusta y desagrada a partes iguales, pero tampoco se puede tener a todo el mundo a tus pies. Su naturalidad, su forma de expresarse tanto verbalmente como físicamente no dejan indiferente a nadie. Cristina lleva cuatro años siendo la reina de las Campanadas gracias a sus polémicos vestidos y discursos. No quiere pasar desaparecibida haga lo que haga. 

A ella no le importa llevar vestidos donde enseñe practicamente toda la pierna, lleve el trasero apretado o se le vea un buen escote. Le gusta vestir así y nadie la obliga a hacerlo o no hacerlo. Es totalmente libre a la hora de elegir sus atuendos y no se siente incómoda. De hecho nadie debería sentirse. Muchas críticas le llegan por su forma de vestir. Algunos usuarios con una mentalidad arcaica y atrapada en el pasado aseguran que es "un poco fresca". Y otros están encantados con su estilo. 

De hecho, ayer mismo publicó una nueva fotografía en su cuenta oficial de Instagram donde es muy activa y probablemente nadie se fijo en el texto que escribió al lado. Era una imagen en el plató de Zapeando, aparecía con un vestido largo de color negro que le quedaba como un guante, muy elegante. Además le hacia un brutal escote. Con esta foto hizo una grito reivindicativo al excesivo uso de las tecnologías. Proclama hacer una vida más alejada de las pequeñas pantallas. 

"Se me había olvidado el móvil en casa y al principio he estado nerviosa pero avisando a quien tenía que avisar me he relajado y estar 5 horas sin móvil ha sido una desconexión maravillosa. También me ha servido para darme cuenta de que estoy bastante enganchada.Lo mejor es que al darme cuenta le voy a poner solución. Quiero estar más presente en mi presente", escribió. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad