¡El escandaloso push-up! de Jennifer López ahí detrás. Foto de perfil. ¡Bomba!

La foto de la cantante de Nueva York que no habías visto

Fotografía: ¡El escandaloso push-up! de Jennifer López ahí detrás. Foto de perfil. ¡Bomba!
Fotografía: ¡El escandaloso push-up! de Jennifer López ahí detrás. Foto de perfil. ¡Bomba!

Es habitual ver en las redes sociales a Jennifer López  practicando ejercicio en el gimnasio. La diva del Bronx suele colgar a menudo fotos en su cuenta de Instagram donde aparece poniéndose en forma. La artista es asidua al gimnasio.

Además, se conoce que Jennifer diseña su dieta junto a los mejores nutricionistas. Un menú sano y equilibrado en el que no tienen cabida las grasas y los azúcares, y que sigue a rajatabla.

Los cierto es que la cantante norteamericana no tiene otro remedio si quiere mantener la figura que luce a sus 50 años (en julio cumple 51) y después de haber pasado por un parto en el que dio a luz a gemelos. Esto y la alimentación sana o pasar por el cirujano. No hay otra.

Jennifer López alardea de tipazo

Asimismo, JLo sabe que ostenta un cuerpo de infarto. Y ya que su esfuerzo le cuesta, le encanta  presumir de ello. En muchas de sus publicaciones en Instagram aparece luciendo tipazo. Cabe decir que la artista de Nueva York no es tan explícita como otras influencers. Kim Kardashian, Kylie Jenner o Emily Ratajkowski, por ejemplo, suelen mostrarse mucho menos comedidas. Pero aun así, Jennifer tiene muchas fotografías de esas que suben la temperatura en las redes.

El push-up de Jennifer López

Pero ojo, porque algunos de internautas opinan que no es oro todo lo que reluce. Es indiscutible que JLo visita a menudo el gym. Y también que a su medio siglo de edad está muy en forma.

Pero apuntan algunos que muchas de las fotos que cuelga en su cuenta de la red social están retocadas. Y que no todos los músculos que se le marcan son del todo reales.

Y no solo eso. afirman que el cirujano también ha tenido que ver en el que la cantante pueda lucir el cuerpazo que muestra en sus apariciones.

Pero hay algo más. La neoyorquina también tendría sus recursos para aparentar una figura perfecta. Por ejemplo, el push-up al que habría recurrido en la siguiente instantánea. Y es que el volumen que se le aprecia en el dorso inferior es, cuanto menos, sospechoso.