El efecto perjudicial de las chucherías en los niños que no sabías y es terrible

stop

No es un buen alimento

chucherías

30 de marzo de 2020 (10:01 CET)

Pocos o ningún nutricionista aprobará el comer chucherías dentro de cualquier dieta. De hecho, es mejor evitarlas por la gran cantidad de elementos dañinos para nuestra salud.

Sin embargo, uno de los grandes chefs de nuestra geografía, el cocinero Ángel León, quien posee tres estrellas con el restaurante Aponiente y una con el Alevante, nos da una razón de peso para que se dejen de dar estos dulces a los niños.

El chef andaluz ha pasado dos años investigando la comida en los centros escolares para implementar en más de 300 escuelas de España el pescado mediante la elaboración de pasta, pizzas, alitas de pollo, lomo en adobo y patatas fritas realizadas prácticamente en su totalidad de pescado, algo ya de por si espectacular y que se hace para acabar con la reticencia de los niños a este alimento.

No obstante, en la elaboración del informe constató un hecho más que preocupante que tenía que ver con las chucherías.

gominolas

Una imagen distorsionada

En el estudio pudo comprobar los gustos de los niños y sus percepciones de la comida y lo que vio con las famosas chuches le sorprendió sobremanera ya que comer esos dulces ha provocado una distorsión en lo que identifican como fruta.

"Sus referencias son las chucherías: identifican las frutas con las gominolas, no con una fresa recién cortada o con un plátano. Lo natural es un artículo de lujo porque el mundo ha cambiado mucho, por eso agradezco a Pescanova que haya puesto sus instalaciones y su I+D a nuestra disposición para hacer un producto muy honesto", explicaba Ángel León.

¿Por qué no deberías darle chucherías a tus hijos?

Los cierto es que las chucherías y las golosinas industriales no son nada buenas debido a su altísimo contenido en azúcar, colorantes, grasas trans, aditivos e incluso sal.

Todo ello puede llevar a tus hijos e incluso a adultos a graves problemas de salud. Los más habituales son los daños en los dientes y el aumento de peso, pero hay muchos más como diabetes, celulitis, ansiedad o hiperactividad, alergías, etc.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad