El drama que Kiko Hernández está viviendo con sus hijas (y que conoce todo Sálvame)

stop

El colaborador del programa relata como ha sido su confinamiento

Kiko Hernández

20 de mayo de 2020 (12:14 CET)

¡Por fin! Kiko Hernández regresó a Sálvame tras más de dos meses de ausencia. Antes de decretarse el estado de alarma el colaborador tomó la decisión, como otros compañeros, de confinarse en su casa para proteger a sus dos hijas gemelas de tres años. Durante las primeras semanas el tertuliano no dio señales de vida. Casi un mes después hizo su primera conexión en directo con un renovado cambio de look. 

La vuelta de Kiko Hernández está cargada de polémica y es que el colaborador llegó con un maletín donde se escondían secretos ocultos de los colaboradores. Como por ejemplo el famoso polígrafo de Lydia Lozano sobre Al Bano que nunca vio la luz o los audios de Carmen Bazán que no dejan en muy buen lugar a Belén Esteban. 

Kiko HernándezAntes de todo esto Kiko Hernández habló sobre su experiencia durante el confinamiento y asegura que no lo ha pasado nada bien. Al tener dos niñas pequeñas su miedo se multiplicaba y le aterrorizaba salir al exterior. Confesó que montaba a sus hijas en el coche “me hacía 8 km alrededor de la manzana”. 

Kiko Hernández no sabía como explicarles a sus hijas lo que sucedía y no quería que se enterasen de nada, por eso simulaba vivir con total normalidad. "¿Cómo le explicas a un hijo de 3 años que no podemos salir por qué hay coronavirus?", narraba el colaborador. El tertuliano asegura que se estaba volviendo loco al estar tanto tiempo encerrado. Necesitaba recuperar la normalidad. 

“Recuerdo hasta cuatro noches sin dormir, fui al médico y me desplomé, terrible”. Por ese motivo, un día que salió al campo y pensó que había habido una invasión extraterrestre tomó la decisión de volver a su programa: “Pensaba que había una invasión extraterrestre, llamé a Alberto y le dije, me estoy volviendo loco, quiero volver ya”.

Estaba tan obsesionado con la limpieza que incluso se lavaba las manos tantas veces que le llegaba a salir sangre. 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad