El dineral que Isabel Pantoja paga a Kiko Rivera cada mes (“¡Más trabajar y menos golfear!”)

stop

El hijo de la tonadillera sigue desvelando sorprendentes declaraciones

Isabel Pantoja abraza a Kiko Rivera

22 de enero de 2019 (15:57 CET)

Kiko Rivera sorprendió la pasada semana con su confesión. Nadie se podía imaginar que contáse públicamente su adicción a las drogas. Habitualmente consumía hachís, marihana y cocaína. Estas sorprendentes declaraciones las hizo en una de las pruebas de GH DÚO: "la curva de la felicidad". En ella estaba en todo momento Irene Rosales, su mujer y madre de sus hijas. 

El joven vivió el peor momento de su vida. Además se sumergió en una profunda depresión de la que le ha costado salir. En este proceso estuvo a su lado, su madre, Isabel Pantoja. El joven está totalmente agradecido a la tonadillera. En una conversación con Julio Ruz, captada por las cámaras, le dedicó unas bonitas palabras que emocionaron a la audiencia. 

Kiko Rivera se confiese ante Julio Ruz en GH DÚO

“Yo me encerré en mi casa y no iba a ningún sitio, más que a recoger a mis hijas al colegio. No quise ir a ningún centro porque sabía que se iba a armar ‘La Marimorena’”, le contó al empresario.“ Cuando a mí me iba económicamente como un tiro, todo el mundo estaba ahí; pero, cuando las cosas empezaron a ponerse mal, es Irene la que ha estado a mi lado en los peores momentos de mi vida. Yo nunca podré agradecerle todo lo que ha hecho por mí. Espero ser el hombre perfecto para ella", dijo sobre Irene Rosales. No es la primera vez que se muestra agradecido a su mujer. 

“Y mi madre tiene el cielo ganado, desde hace muchísimo más tiempo”, aclaró Kiko Rivera. “En el tiempo que no he estado trabajando a mí me ha ayudado mi madre económicamente”, confesó el DJ. Ella sabía que volver a trabajar suponía exponerse a los peligros de la noche y recaer en sus adicciones. El verdadero motivo por el que su madre le tendió una mano. 

Y no era poco el sueldo que le ingresaba Isabel Pantoja en su cuenta del Banco Sabadell. Nada más y nada menos que 4.000 euros mensuales, según publicó El Español

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad