Juan Carlos I | EFE

El certificado médico de Juan Carlos I que Felipe VI no sabe cómo seguir tapando (y es este)

stop

El informe que delata al emérito

11 de marzo de 2020 (11:09 CET)

Pilar Eyre ha insinuado unas informaciones en la revista Lecturas que ponen la Casa Real (y España entera) patas arriba. De sus palabras se deprenden que el rey emérito Juan Carlos I podría ser el padre del hijo de Corinna Larsen, Alexander.

"¡Lo llamaba papá! ¡Alexander, el hijo de Corinna Larsen, llamaba papá a Juan Carlos! ¡Lo quería como a un hijo! ¿Merece ese cariño paternal 65 millones de euros? ¿Los servicios prestados por Corinna se pueden cuantificar en esa disparatada dote?", escribe la cronista.

Un Alexander que acaba de cumplir 18 años, lo que significa que ya se pueden publicar fotos suyas en los medios, y muchos de ellos no han tardado en encontrar un enorme parecido entre el joven y el que podría ser su hermanastro, el Rey Felipe VI. Atención a las fotos.

Felipe adolescente

Alexander y Corinna

Solo Corinna apoya a Juan Carlos

Eyre, además, recuerda lo ocurrido en el Hospital Clínic de Barcelona, cuando el Juan Carlos fue operado del pulmón. En aquella ocasión, nadie de la Familia Real entró en la habitación. De hecho, la única que acudió al lugar fue la emérita Doña Sofía, pero tampoco entró en sus dependencias.

Los que si estuvieron fueron Corinna y Alexander: Corinna y su hijo estuvieron a su lado en momentos muy difíciles, por ejemplo, cuando operaron al rey de un nódulo de pulmón que se temía que fuera un tumor maligno. En el Hospital Clínic no estuvo Felipe ni las infantas pero Corinna y Alexander estaban allí, y no se movieron del lado del enfermo hasta que no se recuperó!".

El informe médico que amenaza a Juan Carlos

Unas atenciones de las que Corinna habría sacado un buen beneficio. Por ejemplo, esos 65 millones de euros que cuentan que el rey le soltó a Corinna. Sin duda, una buena forma de compensar la pensión no pagada durante 18 años. Así termina Eyre su relato: "El rey es generoso. Lo corrobora Bouza, el único amigo que osa tutearle en público, contando que "deja a sus amigas muy arregladitas y les proporciona un buen pasar".

Un asunto que ha llevado a muchos a recordar que hay otro presunto hijo bastardo que sigue amenazando con soltar la bomba. Hablamos del catalán Albert Solà, que asegura un certificado que confirma una coincidencia del 99% en su ADN con el del rey Juan Carlos. Un informe que el emérito no sabe cómo seguir tapando.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad