Leonor y la Reina Letizia | EFE

El capricho de niña rica de la princesa Leonor que hace abrir una tienda en Madrid

stop

Puertas siempre abiertas para la hija de la Reina Letizia

15 de marzo de 2020 (14:52 CET)

Durante unos cuantos días España vivirá una situación inédita para muchos. Si ya lo está siendo este fin de semana, a partir del lunes empezará un confinamiento que durará un mínimo de 15 días.

Un periodo en el que solo estarán abiertos los establecimientos de productos de primera necesidad, incluidos estancos y peluquerías. Sí, peluquerías. El resto, cerrado.

Teatros, cines, tiendas de electrónica, juguetes o ropa, ferreterías, mercadillos, restaurantes, bares, discotecas o centros comerciales, entre otros, bajarán la persiana durante al menos las próximas dos semanas. Se avecinan días duros. Sobre todo al que se le estropee algún electrodoméstico esencial, como ejemplo de percance. Es lo que tiene vivir en el primer mundo consumista.

Confinamiento diferente

Aunque no para todos será igual de dificultoso en caso de necesitar algo. En la Casa Real, por ejemplo, no faltará de nada.

Teniendo en cuenta que se ha llegado a organizar la proyección en privado de algún estreno de cine para las pequeñas Leonor y Sofía, cualquier cosa es posible en Zarzuela. Porque en muchas tiendas saben que si llama el Jefe de Estado, no hay opción a negativa. 

Letizia, Felipe, Leonor y Sofía. Foto: EFE

A la carta

Incluso si el asunto se trata de un teléfono móvil. La monarca siempre ha limitado en gran medida el uso de las nuevas tecnologías a sus hijas, pero no ha podido evitar que Leonor le pida tener su primer smartphone. Y la joven, que debería ver a sus compañeros los últimos modelos del mercado, no dudó en pedir un modelo de altas prestaciones.

Y aunque hubiera sido la hora de cierre de los establecimientos donde lo vendían, ninguno se hubiera negado a mantener la persiana medio bajada para que esa misma noche Leonor pudiera tener uno. La Casa Real es lo primero.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad