Juan Carlos y Felipe VI | EFE

El cáncer del que Juan Carlos I prohíbe hablar a todos los miembros de la Casa Real

stop

El secreto que intenta ocultar el emérito y en el que Felipe VI está metido hasta el cuello

02 de marzo de 2020 (12:45 CET)

En los últimos meses el rey emérito de España Juan Carlos I ha mostrado un estado de salud y un aspecto físico preocupante. No hace falta más que ver las imágenes que trascendieron del funeral de la hermana de Juan Carlos, la infanta Pilar, o de la visita del emérito al Hospital Universitario La Zarzuela a ver a Simoneta Gómez-Acebo, hija de Pilar, que sufrió una bajada de defensas después de recibir la noticia de su madre, lo que desembocó en una neumonía.

Pero durante muchos años Juan Carlos ha mostrado una salud de hierro. Y buena prueba de ello son los affarires al margen del matrimonio con la reina Sofía que se le han atribuido. Por ejemplo, el que tuvo con Marta Gayá, una VIP de Palma con la que habría tenido una historia de amor que salió a la luz allá por el año 1992. El mismo en el que se celebraron los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Retiran la palabra a Juan Carlos I

Cuenta Pilar Eyre que a raíz de aquella noticia la Familia Real estaba “prácticamente rota”. Sofía, harta de las historias de cuernos que circulaban por los medios de papel cuché, no dirigía la palabra a su marido.

Pero no era la única. El entonces príncipe Felipe, que mantenía una relación con Isabel Sartorius, tampoco tenía buena relación con su padre. “Ni le hablaba”, aseguran. Un escenario que desembocó en algo de lo que siempre se han arrepentido en Zarzuela.

Juan Carlos I | EFE

El episodio que Juan Carlos I quiere olvidar

Al parecer, aquel mal ambiente provocó que ni Juan Carlos ni Felipe estuvieran con Juan de Borbón en su 79 cumpleaños. Un aniversario que fue el último del padre del emérito, que meses después falleció a causa de un cáncer de laringe. Vamos, que dejaron solo al abuelo el día de su último cumpleaños.

Un hecho del que Juan Carlos no quiere que se hable en la Casa Real, pero que los cronistas de la monarquía se encargan de recordarle.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad