Cristina Pedroche y David Muñoz

El brutal vídeo de Cristina Pedroche en el lavabo (y ojo a lo que se ve: “¡Qué fuerte!”)

stop

La colaboradora de Zapeando desvela su truco de belleza para lucir una piel perfecta

28 de junio de 2019 (15:02 CET)

Cristina Pedroche ha sufrido la crisis de los 30. La colaboradora de Zapeando empieza a cuidarse todos los días para combatir el envejecimiento. "Soy muy pesada con el cuidado de la piel, la limpio cada día como si fuera el último", comentaba. Esta semana la presentadora ha enseñado a sus seguidores algunos de sus cuidados diarios. La joven sigue una rutina diaria nocturna para mimar su piel. 

La vallecana recurre a un cepillo facial para limpiar el cutis. La colaboradora publicó un vídeo en sus historias de Instagram donde se la ve limpiar con ímpetu su piel. Elimina las células muertas y contribuye a que los productos de tratamiento se absorban mejor. 

"Después de quitarme todo el maquillaje con agua micelar, me doy bien con el cepillo (es suave, pero ya sabéis que soy un poco bruta) y el limpiador de Lagom", añade. En varias ocasiones hemos visto como la colaboradora ha recurrido a los productos de esta firma de cosmética natural. Se las recomendaron en Santum, su centro de belleza favorito al que acude regularmente. 

Pero antes de aplicar este tratamiento confía en un agua micelar top ventas de farmacia, un producto que ha gustado a muchas celebridades. "Luego tónico, crema y contorno de ojos", confirma ella misma, que no se salta ni un paso para presumir de una piel impecable antes de irse a dormir. La mujer de David Muñoz muestra orgullosa su piel una vez finalizado su tratamiento diario. 

Cristina Pedroche piel limpia

"Y ahora, con la piel limpita, a leer un rato y a dormir", concluye Cristina Pedroche. Como muestra en todas sus imágenes y podemos ver en directo todas las tardes en La Sexta este ritual de belleza funciona y lo podemos copiar porque la presentadora luce un rostro increíble y está preciosa. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad