Drogas y muerte por sobredosis: la reina Sofía esconde este secreto

stop

La madre del rey Felipe VI y el drama que todos callan en La Zarzuela

La reina emérita Doña Sofía | EFE

05 de junio de 2020 (11:11 CET)

La reina Sofía hace ya unos cuantos meses que decidió retirarse de la vida pública. La madre de Felipe VI estuvo muchos años en la primera línea de la imagen de la Casa Real, acudiendo a muchos actos, por lo que, ahora que ya está ‘jubilada’, prefiere descansar.

Entre otras cosas porque su papel lo ocupa ahora una reina Letizia que, si bien es cierto que quizás no es tan querida como ella, no ceja en su compromiso de hacer de la Casa Real una institución más cercana.

El problema para la reina Sofía es que, ahora que ya no está en primera línea, son varias las voces que están cargado contra ella en los últimos tiempos. Ojo, nada que ver con el lío que está provocados su marido, Juan Carlos I, pero tampoco es que sea menor.

El secreto de la reina Sofía

De hecho, no ha sido otro que Jaime Peñafiel, el cronista real por excelencia en nuestro país en los últimos años el que le ha dado algún que otro palo en los últimos tiempos. Uno de ellos es de carácter personal.

Reina Sofía | EFE

Y es que Jaime no dudó en recordar en una de sus visitas a la televisión el tracto que tuvo por parte de la entonces reina Sofía cuando le pidió ayuda para tratar el problema de drogas de su hija Isabel. Una Isabel que, por desgracia para Jaime, no pudo superar su adicción y acabó muriendo por consecuencia de las drogas.

Una muerte que sigue, cómo no, muy presente en el periodista. Como también lo sigue el feo que tuvo Sofía en ese momento: “Se portó muy mal. Tan terrible, tan terrible. Mandé una carta pidiendo audiencia a la reina Sofía, mi hija necesitaba una terapia y ella presidía una fundación contra droga”, apunta Peñafiel en su visita a Buenos días, Madrid.

Por otro lado, en su libro Anécdotas de oro, el periodista vuelve a la carga contra Sofía al hablar de los días posteriores a la muerte de su hija: “El rey me llamó enseguida, la reina no. Tardó un mes en darme un pésame y lo hizo con una carta. Siempre ha sido muy digna, una gran sufridora, pero aquello me dolió mucho”. Un secreto que muchos desconocían.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad