Paz Padilla

Drama. Actor con dos Goya arruinado. Paz Padilla y Sálvame, en shock

stop

La presentadora ha conseguido labrarse un buen futuro, todo lo contrario que un gran amigo

24 de diciembre de 2019 (13:20 CET)

Paz Padilla se convirtió en 2009 en presentadora de Sálvame y aunque al principio consiguió muchas críticas, poco a poco ha conseguido hacerse un hueco y ser respetada por sus compañeros y los espectadores. La verdad que la gaditana es más polifacética que Ana Obregón. Igual te cuenta un chiste, como te presenta un programa, hace de jurado o un cameo en una serie. No sabes con qué te puede sorprender. Humorista, actriz y presentadora. Todo ello siempre con un toque de humor.

Aunque esté en Sálvame, Paz Padilla es una de las actrices más queridas de nuestro país. Y amigos en la profesión no le faltan. Como por ejemplo Javier Gutiérrez, quién le guarda un gran cariño. Precisamente él es nuestro actor de moda. Lo tenemos en todas las películas españolas. Recientemente se le pudo ver en la emisión en televisión de Campeones y la semana pasada puso el broche de oro al final de Estoy vivo. Esta misma semana también le hemos visto como protagonista del anuncio navideño de Campofrío. Con lo pequeño que es no sabemos como puede ser tan grande. Nos encanta. 

Podríamos pensar que con tanto trabajo Javier Gutiérrez nada en dinero. Pues no. Según él todo es culpa de no tener pelos en la lengua. Se hizo muy popular y Hacienda fue a por él y a por su patrimonio. El mundo de la interpretación, aunque lo parezca, no es el más factible si quieres ser multimillonario. Es un trabajo mucho más vocacional. Debería meterse a Sálvame como Paz Padilla y solucionaría cualquier problema. 

“Yo no estoy en la ruina como muchos compañeros, pero sí he perdido gran parte de mi patrimonio. Seguramente, por dedicarme a lo que me dedico y hacer declaraciones en contra del Partido Popular y del en ese momento ministro de Hacienda, Montoro. Recuerdo un titular, por ejemplo, en El Periódico, y, después de eso, tener una inspección todavía más sangrante. Porque a los actores españoles se nos ha tratado como a delincuentes y hemos estado en el ojo del huracán sin ninguna necesidad".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad