De triunfar con Jordi Cruz en MasterChef Celebrity a revolucionar Madrid: nuevo restaurante ‘made in Barcelona’

El popular chef de tres estrellas michelin se alegra por este nuevo proyecto empresarial

Fotografía: De triunfar con Jordi Cruz en MasterChef Celebrity a revolucionar Madrid: nuevo restaurante ‘made in Barcelona’
Fotografía: De triunfar con Jordi Cruz en MasterChef Celebrity a revolucionar Madrid: nuevo restaurante ‘made in Barcelona’

Todos los concursantes de todas las ediciones de MasterChef están actualmente trabajando, unos con mayor suerte que otra, pero todos han cumplido su sueño dedicarse a la cocina. Algunos incluso han llegado a montar sus propios restaurantes o cáterings. Se cumple el lema del programa, MasterChef te cambia la vida. Pero no solo a los anónimos, también a los celebrities. Concursar en el talent show les ayuda a familiarizarse con la cocina y cambiar sus hábitos de vida para hacerlos más saludables. 

Algunos de ellos se han atrevido a compaginar sus respectivas profesiones con la cocina, como es el caso de una de las ganadoras favoritas de Jordi Cruz en MasterChef, Ona Carbonell. La olímpica sigue los pasos de Tamara Falcó. Mientras la hija de Isabel Preysler participa en un programa de cocina y ha hechos showcooking, la nadadora abre su primer restaurante tras ser madre por primera vez. 

ona carbonell masterchef La catalana vuelve a los fogones de la mano del famoso grupo Nomo. Ona Carbonell se asocia con el grupo de restauración para crear algunos platos y trasladar este concepto a Madrid. El restaurante se caracteriza por ser una fusión entre la cocina asiática y mediterránea. 

«Tenemos una relación personal desde hace muchos años, desde la infancia somos amigos y veraneamos la familia de ellos y la mía en Menorca. Hace mucho que los conozco, siempre he sido clienta de sus restaurantes de Barcelona. Me gusta la filosofía del negocio, muy familiar y creativa. Es muy bonita«, señala a EFE.

«Aparte me encanta Japón, he estado once veces, mi entrenadora es japonesa, hablo un poco el idioma… la cultura y la comida del país siempre me han inquietado muchísimo. A raíz de MasterChef salió esta oportunidad un día hablando con ellos y pensé que era bonito poder mezclar mi pasión por el arte también a nivel culinario, a través de Japón y de la mano de unos amigos y de unas personas que llevan años en la hostelería haciéndolo muy bien», añade.

Ona explica ilusionada su papel: «Yo junto al chef crearé cada mes o cada dos meses platos nuevos, me hace mucha ilusión no solo ser socia sino poder también llevar a cabo en el restaurante todo lo que he aprendido yo. Además es muy chulo por dentro, muy original. Mezcla un poco la parte japonesa con la española y mediterránea. Creo que es muy guay. Tengo buenas sensaciones, creo que va a gustar y espero que triunfemos». «Irán cambiando las temáticas. A lo mejor los platos que yo diseño son un poco más gourmet, con productos un poco más especiales. Pero lo haré junto al chef y dejaré asesorarme porque él es el crack de verdad», agrega. La nadadora no oculta su ‘admiración por los que se dedican al gremio’ de la restauración: «Yo siempre había dicho que el deporte es la profesión más dura del mundo hasta que conocí esta. También le encontré una similitud muy grande a lo que yo hago porque creo que la cocina es arte al igual que la sincronizada. Esa parte artística de poder con colores, sabores y texturas hacer disfrutar y emocionar a las personas creo que es muy bonita».

«El tipo de cocina de Nomo Braganza va a ser japonesa pero con un punto más occidental, creo que es una mezcla chula. El concepto que España tenemos de comida japonesa no es el real allí. Allí se come mucho más sopas, fideos… es distinto. Una de las cosas que me gusta de la oferta que vamos a hacer es que es comida muy saludable», opina.