Cristina Pedroche | EFE

“Cristina Pedroche, ¿pero qué has hecho?”. Sube esta foto y arde Instagram: “Protección al menor debe intervenir”

stop

La de Vallecas vuelve a estar en el ojo del huracán

07 de septiembre de 2018 (18:15 CET)

Cristina Pedroche no tiene día sin polémica. Normalmente la vallecana suele estar en el ojo del huracán por sus escotes, sus bailes o sus vestidos seductores. Pero la última foto que ha despertado la polémica no tiene nada que ver con ello.

Este jueves Pedroche colgaba una instantánea con Diego, un niño pequeño de apenas dos años. Se trata del hijo de una amiga suya, y añadía este comentario junto a la foto: “No puede ser más bonito ni más achuchable”. Pero los haters salieron rápido. Y es que la red funciona así.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Diego no puede ser más bonito ni más achuchable. 😍😍😍😍

Una publicación compartida de cristipedroche (@cristipedroche) el

Muchos usuarios han hecho comentarios muy desagradables hacia el niño: "Qué horror", "El hijo de Manucho” o "Tiene bigote” son alguno de ellos. Impresentable.

Pero no es la primera vez que sucede. De hecho, Pedroche ya tuvo que salir en defensa de Diego hace unos meses: “Diego es un bebé precioso y, lo más importante, sano. Qué pena que su madre y la gente que le queremos tengamos que leer las estupideces de estos días. Diego es un niño feliz y no tiene ningún problema”, comentó.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Hoy Diego ha venido a felicitarme por mi santo ❤️❤️❤️ Me encanta 😍 ¡Felicidades a todas las Cristinas!

Una publicación compartida de cristipedroche (@cristipedroche) el

Pero Pedroche ha vuelto a colgar una foto con el niño, y muchos no lo entienden. Hay quien reprocha a Cristina preguntándole por qué lo sigue exponiendo de esta manera: “No sé como su madre deja que lo expongan tanto en redes sociales”. Otros, en cambio, apuntan directamente a los que dejan comentarios obscenos, asegurando incluso que “protección del menor debe intervenir”.

En definitiva un episodio lamentable que esperamos que no se repita, y es que meterse con los niños es lo más bajo a lo que puede caer el ser humano. Aunque en la red parece que todo vale.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad