Cristina Pedroche o “David Muñoz va pidiendo dinero a medio Madrid”: el lío que Pablo Motos (y El Hormiguero) calla

stop

Primeros problemas para la colaboradora de Zapeando con la cocina de su marido, David Muñoz

Cristina Pedroche y David Muñoz | Atresmedia

31 de enero de 2019 (18:09 CET)

Por primera vez en la historia de la televisión Cristina Pedroche concedió una entrevista con su marido, David Muñoz. El pasado miércoles 30 de enero, la pareja acudió a El Hormiguero de Pablo Motos para disfrutar con Trancas y Barrancas. Esta misma semana el espacio de Antena 3 anotó su mejor dato de temporada y un nuevo minuto de hora con más de cuatro millones de espectadores. Sin lugar a dudas el programa del valenciano es la oferta más vista del día en todas las cadenas. Ningún espacio de corte similar, ni programas, ni series, ni películas, ni informativos acumulan tantos espectadores. El Hormiguero es el mejor escaparate para los famosos. 

La visita de la colaboradora de Zapeando y el cocinero no es casual. En ningún momento promocionaron nada de la Pedroche. Más allá de hablar dos minutos sobre las campanadas y sus polémicos vestidos. El gran protagonista fue sin duda David Muñoz y sus restaurantes. DiverXO, StreetXO y StreetXO Londres. Incluso, la única prueba que realizaron, fue cocinar un plato del popular chef. 

Parece ser que los restaurantes del tres estrellas michelín no van tan bien como él esperaba. El más perjudicado es StreetXO Londres, el local más reciente y donde acuden todas las semanas. Además es el negocio en el que más dinero han invertido, sobre todo en su reforma. Una ruina. Por este motivo, Cristina Pedroche y David Muñoz no paran de promocionar los platos de las cartas o graban vídeos para diferentes plataformas cocinando. Ya no saben que hacer para llamar la atención del público. Y por eso Pablo Motos ha accedido a dejarles su espacio. Pero ni con estas. 

Cristina Pedroche y David Muñoz en el hormiguero

A diferencia de otros restaurantes de alta cocina como Can Roca o Aponiente, la reserva es impensable para corto o medio plazo. En el de los hermanos Roca hay más de un año y medio de espera. Todo lo contrario sucede en DiverXO, el más caro del grupo. El restaurante del madrileño tiene reservas a corto plazo, tan corto como dentro de 3-4 días. Teniendo en cuenta que cierra todos los lunes y martes no hay ninguna sobresaturación de clientes. 

La inversión de Cristina Pedroche en sus negocios ha sido un soplo de aire fresco y respiración para el cocinero que se veía hundido. Ahora los ingresos de los dos corren cierto peligro. "Va pidiendo dinero a medio Madrid", decían algunos usuarios en redes sociales. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad